Obras de accesibilidad y comunidad de propietarios

Esta semana, la casualidad quiso que leyera una noticia en Salamanca 24 horas cuyo titular rezaba “Quiero ver el cielo, aunque sea desde mi silla de ruedas” y a la par, una entrada en el blog Méndez Rodríguez Abogados relacionada con ella. Me pareció muy interesante reproducirla aquí. Doy las gracias a María Méndez Rodríguez por su permiso para hacerlo. (El único cambio que he hecho ha sido la imagen que acompaña al texto).

casa accesible

“Hoy leía en el periódico SALAMANCA 24 HORAS un artículo sobre una señora del barrio salmantino de Pizarrales que está “atrapada” en su casa. Como muchas personas mayores tienen problemas de movilidad, y ello unido a la antigüedad del inmueble y sus barreras arquitectónicas provocan el calvario de esta señora. Pero más aun, sus propios vecinos no quieren acondicionar el edificio a las necesidades de esta pobre mujer.

En este artículo voy a comentar sucintamente cual es la legislación en materia de adaptación a las personas con discapacidad en lo relativo a la Propiedad Horizontal. La Ley 49/1960, de 21 de julio, sobre propiedad horizontal, y sus sucesivas modificaciones, establecen una serie de preceptos en los que se regulan los derecho y obligaciones de las comunidades de propietarios. Entre otras obligaciones está la de realizar todas aquellas obras necesarias para adecuar el uso de zonas comunes y de comunicación con el exterior. Por otra parte, entra en juego la Ley 15/1995, de 30 de mayo, sobre Límites del dominio sobre inmuebles para eliminar barreras arquitectónicas a las personas con discapacidad. En esta ley se establecen las medidas que tienen derecho a tomar las personas con movilidad reducida y los mayores de 70 años para mejorar su accesibilidad a las zonas comunes y al exterior. Hemos de tener en cuenta también la Ley 8/2013, de 26 de junio, de Rehabilitación, Regeneración y Renovación Urbanas, que modifica los artículos 10 y 17 de la Ley de Propiedad Horizontal. Será en estas normas en las que nos basemos para establecer las obligaciones de los copropietarios de realizar las obras de accesibilidad.

En el artículo 10 de la Ley de Propiedad Horizontal se recogen claramente estos derechos. En concreto se nos dice que tendrá derecho a realizar obras que resulten necesarias para el adecuado mantenimiento y cumplimiento del deber de conservación del inmueble y de sus servicios e instalaciones comunes, incluyendo en todo caso, las necesarias para satisfacer los requisitos básicos de seguridad, habitabilidad y accesibilidad universal, así como las condiciones de ornato y cualesquiera otras derivadas de la imposición, por parte de la Administración, del deber legal de conservación. (apartado 1.a).

Y continua diciendo en el apartado b) Las obras y actuaciones que resulten necesarias para garantizar los ajustes razonables en materia de accesibilidad universal y, en todo caso, las requeridas a instancia de los propietarios en cuya vivienda o local vivan, trabajen o presten servicios voluntarios, personas con discapacidad, o mayores de setenta años, con el objeto de asegurarles un uso adecuado a sus necesidades de los elementos comunes, así como la instalación de rampas, ascensores u otros dispositivos mecánicos y electrónicos que favorezcan la orientación o su comunicación con el exterior, siempre que el importe repercutido anualmente de las mismas, una vez descontadas las subvenciones o ayudas públicas, no exceda de doce mensualidades ordinarias de gastos comunes. No eliminará el carácter obligatorio de estas obras el hecho de que el resto de su coste, más allá de las citadas mensualidades, sea asumido por quienes las hayan requerido.

Cómo vemos, son los propietarios quienes a instancia pueden pedir que se realicen todas aquellas obras necesarias para:

    • Asegurar un uso adecuado de los elementos comunes.

    • Obras que favorezcan la comunicación de personas de movilidad reducida con el exterior.

Para que el cumplimiento a instancia del propietario sea exigible deben residir, trabajar o prestar servicios personas con movilidad reducida o mayores de 70 años. Cualquiera de estas dos condiciones nos da vía a la exigibilidad.

Pero estas obras tienen sus limitaciones. El importe repercutido de dichas obras (restadas ayudas y subvenciones) no debe superar a doce mensualidades ordinarias. Pero si quienes las hubieran solicitado asumen el coste que exceda a dichas 12 mensualidades, estas obras serán de carácter obligatorio. En caso de no asumir el coste que exceda, habrá de ser aprobada en junta de propietarios por el voto favorable de la mayoría de los propietarios que, a su vez, representen la mayoría de las cuotas de participación (51% de las cuotas de participación). Además, según lo establecido en el art. 17.8 […] se computarán como votos favorables los de aquellos propietarios ausentes de la Junta, debidamente citados, quienes una vez informados del acuerdo adoptado por los presentes, conforme al procedimiento establecido en el artículo 9, no manifiesten su discrepancia mediante comunicación a quien ejerza las funciones de secretario de la comunidad en el plazo de 30 días naturales, por cualquier medio que permita tener constancia de la recepción.

Algo que mucha gente alega al oponerse a la realización de obras en el inmueble es no disponer de dinero para pagarlo. Antes de la Ley 8/2013, si un propietario pertenecía a una unidad familiar con ingresos anuales inferiores a 2,5 veces el IPREM tenía derecho a veto si suponía un gasto mayor al 33% de su renta anual. Pero con la nueva ley ha desaparecido y ya no existe esta excepción. Por lo tanto, los ingresos bajos ya no son excusa para la oposición

Por lo tanto, y resumiendo lo expuesto, todas aquellas obras que sean necesarias para la accesibilidad serán obligatorias para la comunidad de propietarios y no necesitarán acuerdo de estos si no exceden de 12 mensualidades o si excediendo, lo asume el propietario que insta la realización de tales obras.

Si la comunidad de propietarios no cumple con esta legislación, el propietario que insta podrá reclamar su cumplimiento ante los Tribunales de Justicia.”

Si necesitas más información contacta con:

Méndez Rodríguez Abogados

info@mendezrodríguezabogados.es

www.mendezrodríguezabogados.es

Anuncios

Accesibilidad en la vivienda

El observatorio de la accesibilidad universal de la vivienda en España 2013 realizado por la Fundación ONCE y Vía Libre en colaboración con el CERMI presenta tanto los resultados de una encuesta de accesibilidad a viviendas y una evaluación técnica de las mismas, así como una serie de conclusiones y recomendaciones basadas en los resultados de las mismas.

En esta entrada nos vamos a centrar solamente en presentar unas pinceladas de algunos datos extraídos de la encuesta. Me gustaría que os fijarais en el último dato como un toque de atención a la hora de adquirir vuestra vivienda cuando os sea posible. Os diré que yo tuve que abandonar mi vivienda al sufrir la lesión medular por no estar adaptada la entrada del edificio y no tener ascensor. Y ayer mismo tuve que rechazar un modelo de silla eléctrica que iba a adquirir por no entrar en el ascensor. Recordad que la accesibilidad es buena para todos, no sólo para algunos.

  • Únicamente 2 de cada 100 viviendas disponen de un acceso con unas características adecuadas de accesibilidad universal, considerando:

                      1.-Viviendas con videoportero que satisface las necesidades de sus habitantes o aquellas en las que no procede tener dispositivo de comunicación con el exterior.

               2.-Viviendas sin escalones previos a la puerta de acceso o viviendas con escalones y rampa o plataforma elevadora como alternativa accesible.

                     3.-Con una puerta que puede ser utilizada con comodidad.

  • Sólo en un 42,4% de las viviendas el acceso previo a la puerta está libre de escalones o, existiendo estos, cuenta con una rampa o plataforma elevadora accesibles como alternativa
  • En un 73,8% de los edificios de viviendas colectivas existe ascensor como alternativa al núcleo de escaleras, siendo un 1,9% de estos accesibles
  • Un 70,7% de las viviendas con garaje o zona de aparcamiento incorpora sistema automático de apertura / cierre de puerta de garaje con el que no es necesario descender del vehículo o realizar desplazamientos
  • Exclusivamente en el 18,3% de las viviendas con garaje o zona de aparcamiento es posible realizar el recorrido hasta la vivienda través de un itinerario accesible.
  • Un 41,3% de las viviendas disponen de itinerarios accesibles en los recorridos hacia otras zonas comunes

obras

RAZONES NECESIDAD

  • La zona de acceso al interior del 55,9% de las viviendas se puede considerar accesible
  • En el 88,0% de las viviendas no existen problemas de accesibilidad para sus ocupantes en ninguna de las estancias principales de la misma.
  • Un 15,9% de viviendas han tenido que ser reformadas en alguna medida por sus propietarios para adaptarlas a las necesidades de accesibilidad de algún miembro de su familia u hogar.

TIPOS ADAPTACION

  • Sólo un 10% considera un criterio a tener en cuenta a la hora de elegir una vivienda la accesibilidad

Fuente: Observatorio de la Accesibilidad Universal de la Vivienda en España 2013

El pase de diapositivas requiere JavaScript.