Ésto es lo que hay en el Hospital Universitario de Salamanca

“Esto es lo que hay y no hay más”. Esta es la lamentable respuesta dada  en estos días por parte de responsables del Hospital Universitario de Salamanca al padre y tutor legal de una paciente, ingresada en dicho hospital con una discapacidad física y psíquica del 97% y movilidad reducida, al demandar algo tan sencillo como accesibilidad en las habitaciones y cuartos de baño que le permitan una estancia en igualdad de condiciones al resto de pacientes. Recordemos que estamos en el año 2016 por si acaso alguien lo ha olvidado.

Hace unos días reprodujimos en este blog un reportaje publicado en el periódico Tribuna de Salamanca en el que Maribel Campo, entre otras cosas Concejala socialista del Ayuntamiento de Salamanca, denunciaba las deplorables condiciones de accesibilidad para llegar al Hospital Universitario derivadas de las eternas obras que sufre desde hace varios años.

Pero, ¿qué ocurre cuando una persona con movilidad reducida accede al interior del Hospital ya sea para una consulta o para ser ingresado? Retrocedamos un tiempo hasta el año 2009.

En aquel año un paciente ingresado en dicho hospital sufrió la misma situación a la que nos hemos referido anteriormente. Dicha persona interpuso una reclamación ante la Oficina de Atención al Paciente y una denuncia ante el Procurador del Común de Castilla  y León. Dicha denuncia fue admitida e investigada por dicha institución. De esta manera, en el año 2010, el Procurador del Común da por resuelta dicha denuncia después de la investigación emprendida y de la respuesta obtenida por parte de la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León, la cual dice lo siguiente:

(..)

La plena adaptación a la normativa sobre accesibilidad y supresión de barreras de todas las habitaciones destinadas a hospitalización del Hospital Clínico solo se producirá una vez hayan finalizado las obras en dicha zona así como en los servicios centrales médicos y se realice el montaje del equipamiento, lo que tendrá lugar una vez culmine la segunda fase de la ampliación y reforma general del Complejo, que actualmente se encuentran en ejecución, previsiblemente en dos años.

No obstante lo anterior, ya se han iniciado las actuaciones necesarias para que los aseos de aquellas habitaciones que se determinen y ya existentes en el Hospital Clínico se adapten a dicha normativa. Dicha adaptación consistirá en incrementar el tamaño de los mismos, implementar el lavabo, inodoro, suelo antideslizante, pulsador o cadena para emergencias, puerta corredera escamoteable e indicador de emergencia exterior (acústico y luminoso); la ducha se incorporara próxima al sumidero y al asidero lateral, y la puerta  dispondrá de burlete para evitar salidas de agua. No hay que olvidar que dichas obras están destinadas a solucionar de forma temporal la situación.

(..)

A principios del año 2015 esta misma persona tuvo que volver a ser ingresada en el mismo Hospital y solicitó poder acceder a alguna de las habitaciones con servicio adaptado que, según se  aseguraba en la anterior respuesta, habían sido dispuestas en el Hospital. Cual no fue su sorpresa al volver a recibir como respuesta  que desconocían por completo la existencia de dichas habitaciones ante lo que volvió a interponer denuncia al Procurador del Común que fue admitida y resuelta con la siguiente respuesta.

Siendo objeto de la presente reclamación la existencia de barreras arquitectónicas en el Hospital Clínico de Salamanca que impiden la adecuada estancia de las personas con  discapacidad, se han llevado a cabo por esta Procuraduría las gestiones de información oportunas con la Consejería de Sanidad en relación con la demora de la finalización de las obras de ampliación y reforma general de ese Complejo hospitalario.

Pues bien, como resultado de las mismas han quedado justificadas las diversas dificultades que han obligado a posponer hasta 2018 la conclusión de la totalidad de las obras de adaptación de los bloques de hospitalización y técnico de dicho complejo, momento en el cual se hará realidad la plena adaptación a la normativa sobre accesibilidad de la totalidad del centro. Superadas estas dificultades, según la Administración autonómica, la obra prosigue en 2015 a un ritmo elevado, trabajando la Gerencia Regional de Salud para que la finalización de esta actuación, pese a los condicionantes que han influido en la prolongación de la duración de los trabajos (no inusuales en una obra de esta envergadura), permita poner a disposición de los ciudadanos un centro hospitalario de vanguardia, plenamente adaptado a las necesidades de sus usuarios.

Ahora bien, con independencia de ello, ya se han adaptado los baños de seis habitaciones de la zona de hospitalización para facilitar la accesibilidad de las personas con discapacidad. Estando, pues, en ejecución las obras necesarias para la consecución de la plena adaptación  del centro hospitalario en cuestión, nos vemos en la necesidad de dar por finalizada

Y hoy, abril de 2016, la situación se repite de forma idéntica cambiando únicamente a sus protagonistas. La mentira de 2009 persiste a día de hoy. Siete años en los que ninguna Administración ha sido capaz de ponerse en la piel de estos ciudadanos y dar una solución aunque fuera provisional. 01Ni siquiera se han tenido en cuenta soluciones alternativas propuestas por la familia como un cambio de orientación en el mobiliario que facilitara la movilidad en silla de ruedas (aunque leyendo noticias como ésta no es de extrañar) o las necesidades especiales que los pacientes con movilidad reducida tienen a la hora de ser movilizados para evitar la formación de escaras a falta de material específico para ello.

Se me ocurren muchas valoraciones sobre diferentes aspectos de esta situación: recortes, dislate en la construcción del nuevo hospital de Salamanca, papel del Procurador del Común, deterioro de la sanidad pública, etc… Pero simplemente voy a hacer una muy directa referente a nuestros dirigentes en las distintas administraciones. Se les llena la boca con la palabra personas. Todo lo hacen por las personas. No parece que tengan otra cosa en su pensamiento a la hora de planificar y ejecutar sus decisiones. Pero es mentira. Simplemente les servimos como excusa. Todo lo justifican en nuestro nombre pero todo lo hacen a espaldas nuestras, obedeciendo a otros intereses que no voy a calificar como oscuros o claros. Ya está bien. Algunos no nos creemos sus mentiras y seguiremos denunciándolas.

Definitivamente “esto es lo que hay y no hay más”

Nota: mantengo la privacidad de estas personas a las que me refiero en el artículo pero tengo copia de todos los documentos citados anteriormente.

Anuncios