Primeras impresiones sobre el Plan Estratégico de Accesibilidad de Salamanca

En el día de ayer, el Alcalde de Salamanca presentó las líneas maestras del Plan estratégico de accesibilidad de la ciudad de Salamanca casi dos años después de que el Pleno municipal aprobara por unanimidad su redacción y cerca de año y medio después de la adhesión, también por unanimidad del mismo pleno, a la iniciativa ciudadana Meta 2017. Y no olvidemos que estamos a pocos meses de que el 4 de diciembre de este año se cumpla el plazo que establece  el Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social.

Es cierto que a tenor de lo esbozado ayer y a falta de leer el documento completo, la prudencia aconseja esperar antes de realizar ninguna crítica. Pero también es verdad que en dicha presentación se obviaron algunos puntos que debieran ser ejes fundamentales en un plan que realmente sea efectivo para la ciudad.

Comenzaremos por los plazos. En ningún momento de hizo referencia a la fecha anteriormente citada y que obliga en primer lugar a las administraciones del estado. Un plan sin plazos ni fechas de ejecución de sus diferentes aspectos corre el peligro de quedar en papel mojado. Haremos un acto de fe en que su redacción definitiva sí contemple estos plazos aunque ya sea materialmente imposible cumplir con la fecha del 4 de diciembre.

En segundo lugar no se contempla la financiación del plan. Todos conocemos como muchas leyes fundamentales en este país han fracasado al no ir acompañadas de una memoria económica. Haremos otro acto de fe como en el caso anterior.

En tercer lugar un plan de accesibilidad no se debe nutrir de lo ya hecho sino de lo que falta por hacer. Para ello hubiera sido imprescindible un estudio de necesidades realizado por técnicos y colectivos sociales que parece ser no se ha realizado. Partir de un documento que no contempla este estudio previo no es un buen comienzo.

En cuarto lugar no se habla de la redacción de una nueva Ordenanza Municipal de accesibilidad que debe ser el instrumento que facilite, a nivel normativo y fijando una serie de criterios técnicos, la adecuación de los espacios públicos y privados nuevos y los ya existentes a cumplir con las especificaciones pertinentes de accesibilidad universal.

En quinto lugar tampoco se contempla la creación de un Observatorio o de una oficina municipal de accesibilidad que controle la aplicación de dicho plan y sirva de cauce para las aportaciones y sugerencias que los diferentes colectivos o personas individuales puedan hacer en el futuro. De este tema hablaremos ampliamente en una próxima entrada.

En sexto lugar me parece muy pobre la mención sobre la accesibilidad a la cultura y a los espacios culturales, en particular los gestionados por la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes. Hace mucho tiempo que el gerente de dicha Fundación tiene encima de su mesa propuestas concretas sobre, por ejemplo, el precio de las entradas. ¿Por qué nos obligan a pagar siempre la entrada más cara para acceder, por ejemplo, a los espectáculos del Teatro Liceo o del CAEM?

En séptimo lugar me parece inadmisible y un error gravísimo que no se contemple de ninguna manera la necesaria adecuación de los locales comerciales o de hostelería, tanto de los nuevos negocios como de los ya existentes. ¿De qué sirve una acera si no lleva a ninguna parte? Todas las personas tenemos las mismas necesidades y gustos.

Pero en favor del plan hay algunos aspectos que también se deben resaltar positivamente a falta de que el documento definitivo los concrete de manera definitiva..

Es muy positivo que se contemple y se hable de manera específica de la accesibilidad cognitiva y sensorial que muchas veces damos por supuestas pero que se diluyen siempre en favor de la accesibilidad física. .

Es muy positivo que se hable de la necesaria sensibilización en estos temas a nivel educativo y en campañas ciudadanas de concienciación.

Es muy positiva la referencia explícita que se hace del eurotaxi tanto en cuanto a su número como en la prestación durante 24 horas de dicho servicio.

Es muy positivo el contemplar una plan de rehabilitación de viviendas y la instalación de ascensores en los edificios que carecen del mismo mediante una ordenanza específica. Siempre mejor rehabilitar que construir

Es muy positiva la profundización de la labor que se lleva realizando para favorecer el turismo accesible en nuestra ciudad. Recordemos que turismo accesible es un concepto muy relacionado con turismo de calidad. En este caso, el camino marcado merece la pena seguirse recorriendo.

Y por ir terminando, hablaremos de las plazas de aparcamiento. Muy positiva la actitud en cuanto a la creación y localización de las mismas y curiosa la mención a su tamaño. Las plazas para personas con movilidad reducida están reguladas de manera muy clara y explícita. Todas deberían permitir su uso de manera cómoda tanto de forma lateral como por la parte trasera así como la incorporación cómoda y segura de los usuarios a la acera. Y por cierto: se echan a faltar en este tema actuaciones que regulen la tenencia y obtención de las tarjetas de aparcamiento así como el uso correcto de ellas y de las plazas para que no se conviertan “posesiones particulares”.

En definitiva. Mi deseo de que este plan se convierta en un instrumento que nos permita avanzar en esa carrera de fondo que es la accesibilidad universal y no nos deje en una simple vuelta a la manzana.

Anuncios

Vehículos de movilidad personal (VMP). Instrucción de la DGT (II)

El pasado 11 de noviembre publiqué una entrada dedicada a la Instrucción de la DGT sobre vehículos de movilidad personal, VMP. Una vez escrita, incorporé a la misma un comentario remitido por José Romero que me pareció interesante como aportación a la misma.

Hace pocos día, José Romero volvió a ponerse en contacto conmigo y me remitió copia de un escrito que había remitido a la DGT en el que hace constar el limbo legal en el que se encuentran muchos de los vehículos que las PMR utilizamos para nuestros desplazamientos como pueden ser los scooters o las handbikes. Como muestra señalaba la multa impuesta por el Ayuntamiento de Benahavis a una usuaria de scooter al circular por la calzada siendo imposible hacerlo por la acera. Al mismo tiempo proponía una modificación del reglamento que contemplara explícitamente estos medios de transporte citados anteriormente.

registro-dgt-07-12-16_pagina_1 registro-dgt-07-12-16_pagina_2

Con fecha 13 de enero de este año, recibió respuesta de la DGT a ese escrito de la que, de manera explícita, se dice que los únicos vehículos equiparables a un peatón son las sillas de ruedas manuales y eléctricas. Podría interpretarse, aunque de manera implícita, que en una futura modificación esos vehículos citados anteriormente podrían asimilarse a la consideración de peatón. Pero es una interpretación muy personal.

respuesta-dgt

De todas maneras lo publico para darle a José Romero el mérito que le corresponde porque no es muy común dar un paso como el suyo. Solemos quejarnos mucho pero actuamos muy poco. Y además pudiera ser que este escrito y su respuesta pudiera ser interpretado de otra manera y ayudar a alguna persona que se encuentre en el futuro en la misma circunstancia que la usuaria de Benahavis

Vehículos de movilidad personal (VMP). Instrucción de la DGT

Ante la noticia aparecida en diferentes medios de comunicación, por ejemplo en el diario Información,  y la alarma consiguiente entre las PMR que necesitamos de algunos de estos medios para nuestros desplazamientos habituales, he realizado una lectura de dicha Instrucción emitida por Dirección General de Tráfico para realizar las siguientes puntualizaciones:

  • Según se refleja en el anexo I de dicha Instrucción, no aparecen reflejadas en la misma ni las sillas eléctricas ni los scooters que las PMR solemos utilizar.
  • Dicha instrucción está dirigida a vehículos que normalmente utilizan personas que no tienen movilidad reducida como los segway, patinetes eléctricos, vehículos dedicados a actividades económicas de tipo turístico, etc…
  • Es posible que algunos elementos añadidos a nuestras sillas tipo Batec, por la velocidad que alcanzan y ángulo de giro, sí pudieran ser objeto de lo regulado en esta instrucción así como algún tipo de scooter que sobrepase unas medidas mínimas (por ejemplo los biplazas a lo largo o la ancho).

Para que tengáis más idea de a qué vehículos se refiere adjunto el anexo I de esta instrucción.

Ejemplos orientativos de vehículos de movilidad personal

Ejemplos orientativos de vehículos de movilidad personal

Dejo un enlace para que podáis descargar dicha instrucción Instrucción 16/V-124 referente a vehículos de movilidad personal.

Agradeceré cualquier interpretación que podáis hacer para sumarla a la entrada. Gracias de antemano.

Aportación de José Romero:

“Buenas noches, las sillas de ruedas, con o sin motor, están reguladas en el Reglamento de Tráfico (RGC), por lo que, a mi entender, no están afectadas por la Instrucción de la DGT. Pero las scooters no están reguladas, de hecho muchas ortopedias no aplican el IVA reducido como a las sillas. Son caprichos.
Para mi, la solución estará en asimilar las scooters a los peatones siempre y cuando sean utilizadas por personas con discapacidad, como indica el Reglamento de Tráfico para las sillas de ruedas con o sin motor. En definitiva, regular las scooters en el Reglamento e igualarlas a las sillas de ruedas. Es el único modo de no dejar al arbitrio interpretativo de los Ayuntamientos el uso, nada caprichoso, de las scooters”.

Un paso atrás en el aparcamiento para PMR

Tarjeta_de_estacionamiento_para_personas_con_discapacidad

Hace unos meses, ante una consulta hecha por mí al Ayuntamiento de Salamanca sobre diferentes aspectos relacionados con el estacionamiento de vehículos de Personas de Movilidad Reducida, el Primer Teniente de Alcalde, D.Carlos Manuel García Carbayo me contestaba aclarando dichas cuestiones.

Una de ellas hacía referencia  al estacionamiento de estos vehículos en la zona azul. Su contestación decía claramente que el Ayuntamiento de Salamanca permitía aparcar gratuitamente a estos vehículos en la citada zona.

Pues bien. Para una de las pocas cosas que en esta ciudad se hacen bien para favorecer la movilidad de las PMR, vamos y nos la cargamos. Por partes.

Según aparece en la noticia publicada en el diario Tribuna de Salamanca el 9 de noviembre, y cito textualmente, “La propuesta es introducir una disposición en la ordenanza reguladora de la ORA que permita estacionar a las personas con movilidad reducida, sin coste, pero durante un tiempo limitado (máximo una hora) y para el caso de que estén ocupadas las plazas reservadas para estas personas. Esto supone que los vehículos con tarjeta de minusválido (por cierto: el periódico debería cuidar su lenguaje) tendrán que pagar si van a estacionar en zona azul más allá de una hora, y sólo podrán disponer de esos primeros 60 minutos gratis si no hay sitio en alguna de las más de 700 plazas reservadas para minusválidos que hay en toda la ciudad.

El cambio se ha propiciado por la propuesta del grupo municipal Ganemos, y ha sido aceptada por el grupo popular, que busca regularizar este vacío legal con respecto al pago de la zona azul. Obligará a los titulares de estas tarjetas a pagar la zona azul, cosa que hasta ahora no hacían. Según explican desde el grupo municipal del que ha partido la iniciativa, es una solicitud hecha por afectados ya que ahora mismo dependen de la buena voluntad de la empresa adjudicataria para que se les cobre. El grupo municipal indica que no es su voluntad que los vehículos de personas de movilidad reducida tengan que pagar, sino que deje de estar sin regulación”.

Se califica la situación actual que nos permitía aparcar en estas zonas como de limbo y de falta de regulación. La respuesta dada por el Primer Teniente de Alcalde no me permite sacar esta conclusión. Pero admitiendo que sea cierto, ¿no podría haberse modificado la Ordenanza para que dicha situación dejara de estar en ese limbo y poder seguir aparcando en esas zonas?

Está claro que no entendemos o no queremos entender nada. Las PMR son personas con dificultades en sus desplazamientos que necesitan, para poder tener una mayor autonomía y gozar de una calidad de vida acorde a su condición de personas y ciudadanos, de lugares para aparcar sus vehículos lo más cercanos a sus lugares de residencia, de trabajo, de ocio o a sus centros de salud, por ejemplo. La diferencia entre disponer o no de esas plazas supone no poder realizar esas actividades normales para cualquier persona que pueda desplazarse con la facilidad que no tenemos nosotros.

No lo entiendo. Las PMR tenemos graves problemas de aparcamiento en nuestra ciudad por diferentes motivos pero esas no se atacan ni hay visos de que se les vaya a dar una solución. Enumeraré algunos:

  • Tarjetas falsas en circulación.
  • Tarjetas caducadas en circulación
  • Tarjetas que utilizan indiscriminadamente familiares o amigos del titular de las mismas.
  • Tarjetas otorgadas con demasiada alegría sin comprobar fehacientemente que la persona es realmente una PMR. No toda persona con algún grado de discapacidad es una PMR.
  • Uso y abuso de estas plazas por parte de personas que carecen de dicha tarjeta.
  • Uso de dichas plazas como zonas de descarga. Ya sabemos eso tan manido de son cinco minutos.

Pero lo único que se le ocurre a nuestros gobernantes es romper por el eslabón más débil. Personalmente me entristece sobremanera que dicha iniciativa haya partido de Ganemos Salamanca (según aparece en dicha noticia). Se dice que la petición ha partido de afectados (sin especificar) que dependen de la buena voluntad de la empresa adjudicataria cuando ha quedado demostrado más arriba que esto no es cierto.

Y mientras tanto seguimos sin un Plan de Accesibilidad que se retrasa ya más de un año y medio desde que se aprobó su redacción en julio de 2015 y que hubiera evitado este desaguisado.

Esta modificación en la Ordenanza ha quedado aprobada en el pleno del día 11 de noviembre de 2016 según aparece en la siguiente noticia.

Salamanca, vacía de eurotaxis. ¿Culpables?

Parada de taxi de la Plaza de España

Parada de taxi de la Plaza de España. Tomada de La Crónica de Salamanca

Artículo 4, apartado 1 de Ley 9/2013, de 4 de julio, por la que se modifica la Ley 16/1987, de 30 de julio, de Ordenación de los Transportes Terrestres:  “ Los poderes públicos promoverán la adecuada satisfacción de las necesidades de transporte de los ciudadanos, en el conjunto del territorio español, en condiciones idóneas de seguridad, con atención especial a las categorías sociales desfavorecidas y a las personas con capacidad reducida,…”

Capítulo primero, artículo 1 de la Ordenanza municipal de los servicios de transportes urbanos e interurbanos de viajeros en automóviles ligeros aprobada en Sesión Plenaria de 31 enero 1986: “Es competencia del Ayuntamiento la ordenación y regulación del transporte dentro del casco urbano municipal. Cualquier actividad de este tipo que se desarrolle dentro de él precisará en todo caso, según su naturaleza concesión o licencia municipal”.

Miércoles ,19 de octubre de 2016, 22,07 de la noche: desde el tren procedente de Madrid solicito un eurotaxi llamando a la emisora de Radiotaxi. Me preguntan que si para ese momento y al confirmarlo me dicen que creen que no hay no hay ninguno trabajando en ese momento. Y aclaro: no que estén ocupados sino que no están trabajando. Dos minutos después me llaman después de averiguarlo para ratificarme la respuesta. Y esta es la segunda vez que me sucede en distinto tiempo. Dos viajes, idéntica situación.

Me planteo la siguiente pregunta: ¿quién es el responsable de semejante  desatino en la prestación de un servicio público como es el taxi? Para mí la respuesta es clara a tenor de los artículos citados al principio. El Ayuntamiento de Salamanca es el máximo responsable ya que tiene las competencias para regular este servicio y la obligación de hacer cumplir la normativa aplicable al mismo. Una vez más vuelve a hacer dejación de sus funciones lesionando gravemente los derechos de un colectivo, como es el de las personas con movilidad reducida, que dependen en gran medida de este servicio público para su autonomía personal.

Y evidentemente no quito la culpa que le corresponde al gremio del taxi, en el sentido de grupo que controla una actividad y evita la competencia. ¿Tan difícil es establecer un cuadrante de forma que siempre haya algún eurotaxi disponible? ¿Tan difícil es promover medidas para que por lo menos un 5% de la flota esté adaptada como marca la ley para fines de 2017? Luego clamarán cuando el Ayuntamiento se vea obligado a conceder diez o doce nuevas licencias para cumplir la ley.

Servicios ofertados por Radio Teletaxi Salamanca

Servicios ofertados por Radio Teletaxi Salamanca. ¿Publicidad engañosa?

Podríamos hablar mucho sobre la calidad de la prestación de este servicio en Salamanca. Una muestra. Mismo día a la salida de la estación: una larga cola de pasajeros que terminaban de bajar del tren hacían cola en una parada vacía de taxis. Eso hace años era impensable. Los taxistas conocían los horarios de trenes y autobuses y se citaban en las estaciones en busca de pasajeros

Luego no nos quejemos de UBER, Blablacar u otras compañías que este gremio ve como amenazas al monopolio del taxi. Se han aprovechado de esa posición monopolística durante muchos años y ahora es imposible poner puertas al campo de una competencia para la que no están preparados.

Movilidad Sostenible

Este artículo ha sido escrito por ©Elena Martín y publicado originalmente en el blog Intentos el 22 de noviembre de 2015. Se reproduce íntegramente con el permiso de la autora.
 DIVERSIDADARAHAL
Empezaré por aclarar unos conceptos indispensables: la discapacidad al igual que la diversidad son construcciones sociales nacidas bajo dos concepciones distintas del ser humano.La primera nace de la visión médica que dicta un canon, una norma que establece quécaracterísticas y cualidades tiene que tener lo considerado como humano y lo que no se considera como tal. Aquí empieza la cura, la rehabilitación, y el “supérate si quieres entrar en el sistema: educativo, social, político, … Consíguelo o no pasas ni por la puerta”. Bajo esa “normalidad segregadora” se construye el modelo de ciudad actual, una ciudad excluyente, competitiva e individualista.
 El concepto diversidad se basa en que el ser humano en sí mismo es “no normativo”, todos somos iguales en derechos y en dignidad. Cada persona tiene cualidades diferentes y la naturaleza nos hace así para que entendamos que somos seres colaborativos, cooperantes e interdependientes, por tanto nuestros entornos deben construirse bajo ese prisma multidireccional, hay que diseñar para todos.
La Accesibilidad Universal nace como – medida de parche – a lo ya construido hasta ahora bajo la concepción médica de ser humano, y como parche  está bien, es tolerable, aceptable. Lo que ya no es aceptable bajo ningún concepto es que lo nuevo siga bajo ese mismo pensamiento. Hay que construir desde el minuto uno con el concepto de Diseño para todos, por varios motivos. Primero porque es de ley, nos obliga la Constitución, la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y la Declaración de los DD.HH. Y segundo porque es de sentido común hacer las cosas bien desde el principio. Sólo hay que tener en cuenta nuestras fases de vida y con quienes convivimos, y finalmente porque es más barato para las arcas públicas.
Una vez que se tienen claros estos conceptos, la clave para crear una movilidad sostenible es primero dejar de pensar con el patrón del crecimiento desmedido como se ha estado haciendo hasta ahora. Hay que pensar en “desarrollo”.
Nuestros pueblos y nuestras ciudades se han dedicado a crecer gracias a unas políticas relacionadas con los lobbies de la construcción – recalificaciones de suelo, construcción de viviendas, carreteras y mega servicios de transportes – sin más sentido que generar dinero, sin la creación de infraestructuras y servicios que garanticen ni el bienestar ni la movilidad de la ciudadanía, entendiendo esta como libertad y derecho y, como queda recogido en nuestras leyes y diferentes tratados internacionales firmados y ratificados por el Estado.
Este crecimiento urbano sin sentido ha convertido a las viviendas y barrios en muchos casos en una trampa, en otros como simples dormitorios y para otros en una “cárcel” por la falta de accesibilidad y de diseño para todos, tanto en edificios de viviendas como de usos públicos, sean estos de la administración, educativos o de ocio: parques, restaurantes y comercios; como en los servicios de transportes públicos colectivos (autobuses, trenes de cercanías, metro, etc..) o de tipo individual, como los taxis.
Tenemos que tener clara la idea de que cuando se hace un edificio que presta un servicio público como puede ser un ayuntamiento o un colegio sin ascensor, sin rampa, sin suelos con texturas diferentes que determinen las distintas zonas o no se pongan señales comunicativas para las personas con diferente funcionamiento cognitivo, no sólo se está impidiendo la entrada a determinada población es que estamos vulnerando varios de sus derechos, no sólo el de desplazarse libremente sino también su derecho a la comunicación, a la educación y al trabajo porque no sólo impide la entrada a niñas y niños, a personas que funcionan diferente, también a los trabajadores o a los aspirantes a ese puesto. Es más fácil diseñar pensando en que pueda ser usado por todos y para todos desde un principio que  buscar más tarde soluciones, que normalmente no son del todo satisfactorias.
Los derechos suponen la dignidad de las personas y es obligación política hacer realidad, eso que hay plasmado en negro sobre blanco en tantas ordenes, leyes y tratados, salvaguardando con eso, la dignidad de todos.
Esto deja en claro la ecuación “Sostenible, implica Accesibilidad Universal y Diseño para todos”. No hay movilidad sostenible sin estas, y esto sólo es posible si pensamos en clave de“diversidad” tanto humana como de los contextos en los que nos movemos. O se pone al ser humano en el centro de toda estructura urbana y de toda política que le circunda o no va a ser sostenible por mucho ahorro energético que busquemos ni por muchos carriles bici que hagamos.
Tenemos la situación de una población cada vez más envejecida. Son cada vez más los que no pueden cruzar las calles aún con semáforos (por el escaso tiempo que se da para los cruces) o pasear por ellas, a causa de las barreras arquitectónicas en mitad o al final del cruce, el exceso de tráfico y el estrés que este produce, dificultando la movilidad peatonal. Esta misma inseguridad es la que provoca la falta de niños y niñas en la calle. Les estamos quitando autonomía y viven como seguridad, lo que en realidad es el miedo de sus progenitores provocado por tanto caos.
Es indispensable priorizar al peatón sobre cualquier otro tipo de movilidad, simplemente porque es nuestro estado natural – todos somos peatones -, conductores sólo son unos pocos en una determinada etapa de vida y unas determinadas horas del día. Hay que apostar por el caminar, la bici y el transporte público accesible (tanto el vehículo como la zona de recogida de pasajeros), teniendo en cuenta no sólo a las personas con movilidad reducida. Hay que contar con las señales acústicas para personas con ceguera, visuales para personas con sordera, señales en comunicación aumentativa y de lectura fácil para personas con diversidad cognitiva y con sistema braille para personas con sordo-ceguera.
Así mismo, debemos pensar en ir eliminando el sistema de cupo para taxis e ir convirtiendo poco a poco todos estos vehículos en accesibles. El cupo además de no ser solución está favoreciendo el mito de que la accesibilidad es una medida graciable y de buena voluntad cuando en realidad estamos hablando de un derecho. Mientras que el taxi accesible sirve para todos, el “no accesible” sólo sirve para una parte de la ciudadanía por lo que no es solución por falta de disponibilidad a la hora de hacer una vida independiente ni es rentable para los taxistas.
Volviendo al tema del caminar, insisto, es prioritario el peatón. Sobre él tiene que girar todo y los peatones suponemos diversidad. Lo que se vaya crear tanto edificio como mobiliario urbano tiene que hacerse bajo la premisa del diseño para todos.
Y como la base de todo, es la educación, la mejor forma de iniciar este aprendizaje es desde la etapa infantil. Es importantísimo el fomento de – los caminos escolares porque da a los pequeños autonomía y con ella, autoestima, tan necesaria para ser una persona responsable de sí misma, así como de su tiempo y espacio. A la vez que crea conciencia de comunidad porque dejan de ser los hijos e hijas de.. para convertirse en los hijos e hijas de todos, creando inclusión social. La infancia está excluida de la estructura social y política en nuestro país. Se piensa por y para ellos, sin contar con ellos cuando lo que en realidad necesitan es espacio para investigar, para marcarse retos, encontrarse con dificultades y buscar soluciones por sí mismos. Necesitan la calle y las plazas.
Una ciudad, pueblo, aldea o barrio no diseñado para todos es un entorno hostil que no piensa ni en lo que hemos sido, ni en lo que seremos, ni en quienes nos acompañan en el vivir.

Ciudades que caminan

Accesibilidad y movilidad son dos conceptos indisolublemente unidos en tanto en cuanto favorecer la movilidad sostenible implica aplicar en la misma  criterios de accesibilidad universal a la hora de diseñar los espacios públicos.

niñoscaminando

La importancia del caminar en los nuevos modelos de movilidad sostenible de carácter urbano es fundamental, siendo clave a la hora de planificar configuraciones urbanas amables con el conjunto de sus habitantes. En este sentido es necesario recordar que todos somos peatones y que por lo tanto cuando beneficiamos los desplazamientos a pie así como la propia estancia peatonal, contribuimos de manera directa a mejorar la cohesión social de nuestros municipios así como la igualdad de oportunidades en el uso y el disfrute del espacio público.

logo-red-de-ciudades-que-caminanLa Red de Ciudades que Caminan es una asociación internacional abierta a todos aquellos municipios y administraciones públicas interesadas en mejorar la situación de los viandantes a través de la puesta en marcha e intercambio de iniciativas que se dirijan a mejorar la accesibilidad universal, la seguridad vial y el propio medio ambiente.

Las líneas básicas de actuación de la asociación se inspiran en los principios recogidos por la Carta de los Derechos del Peatón adoptada por el Parlamento Europeo en octubre de 1988 así como en la Carta Internacional del Caminar.

El objeto de la Red de Ciudades que Caminan es el fomento de la movilidad peatonal, aplicándose en los siguientes ámbitos:

  • Participación social y estructuración de la sociedad civil.
  • Desarrollo sostenible.
  • Medio Ambiente.
  • Accesibilidad Universal.
  • Seguridad Vial.
  • Voluntariado y redes sociales.
  • Formación y educación no formal.
  • Promoción cultural.
  • Colaboración y cooperación con entidades públicas y privadas.
pontevedra

Pontevedra. Ciudad peatonal: ciudad del futuro

 

Los principios que inspiran la  Carta Internacional del Caminar son los siguientes:

  1. Incrementar la movilidad integral. Las personas que viven en comunidades tienen derecho a unas calles, plazas, edificios y sistemas de transporte público accesibles independientemente de su edad, habilidades, género, nivel de ingresos, tradición, idioma, etnia, cultura o religión, fortaleciendo la libertad y autonomía de todos, y contribuyendo a inclusión social, solidaridad y democracia.
  2. Diseñar y gestionar espacios y lugares para las personas. Las comunidades tienen el derecho a vivir con un entorno sano, adecuado y atractivo ajustado acorde a sus necesidades para poder disfrutar libremente de las ventajas de los espacios públicos con confort y seguridad, así como alejados de las imposiciones del ruido y la contaminación.
  3. Mejorar la integración de las redes peatonales. Las comunidades tienen derecho a tener una red para andar, directa, fácil de seguir, que sea segura, cómoda, atractiva y bien mantenida, y que comunique los hogares, tiendas, escuelas, parques, intercambiadores, zonas verdes y otros importantes destinos.
  4. Planeamiento especial y usos del suelo en apoyo a la comunicación a pie. Las comunidades tienen derecho a esperar políticas de planificación del espacio y uso del suelo, que les permita andar a la mayoría de los servicios e instalaciones cercanas, potenciando la oportunidad de caminar, reduciendo la dependencia del vehículo y contribuyendo a la vida en comunidad
  5. Reducir el peligro de atropellos. Las comunidades tienen el derecho a que sus calles sean diseñadas para prevenir accidentes, para ser agradables, seguras y adecuadas para la gente que anda, especialmente niños y personas mayores o con movilidad limitada.
  6. Mejorar la sensación y seguridad personal.  Las comunidades tienen derecho a un entorno urbano bien mantenido y vigilado que reduce la inseguridad personal y el temor a usar el entorno.
  7. Aumentar el apoyo de las instituciones. Las comunidades tienen el derecho a que las autoridades les apoyen y salvaguarden la capacidad y la elección de caminar.
  8. Desarrollar una cultura del caminar. Las comunidades tienen derecho a una información accesible, actualizada y de buena calidad, de dónde se puede caminar y de la calidad de dicha experiencia. A las personas se les debe dar la oportunidad de celebrar y disfrutar de andar como una parte habitual de su vida social, política y cultural.

Se echa en falta que Salamanca, si es realmente como se dice desde nuestro Ayuntamiento una ciudad que persigue la accesibilidad y la movilidad sostenible, no suscriba estos documentos y participe activamente en su implantación a través de programas y proyectos que lo favorezcan. O quizás sea que en muchas ocasiones utilizamos determinadas palabras sin profundizar realmente en su significado.

Fuente: Red de ciudades que caminan 

widget ciudades que caminan