Accesibilidad universal en el espacio público

Accesibilidad universal en el espacio público

MARÍA ROSA MOYA 18.09.2015 | 05:10

Accesibilidad universal en el espacio público

Accesibilidad universal en el espacio público

Una persona con movilidad reducida puede verse acorralada hasta el punto de no poder entrar en su propia casa porque ha cometido el error de ir a comprar el pan.

El espacio público está diseñado y utilizado de forma discriminatoria que, en algunas ocasiones, lleva pareja la situación de exclusión social. Cuando éste no cumple las características propias de la accesibilidad universal deja fuera de su uso y disfrute, en igualdad de condiciones, al colectivo de personas en situación de movilidad reducida (PMR).

Algo tan aparentemente simple como es una barrera arquitectónica puede discriminar a una persona al reducir considerablemente sus posibilidades de acceso a la Educación, en igualdad de condiciones, desde el jardín de infancia hasta la universidad. Incluso, a veces, se presenta una situación de marginalidad legal tan grande que provoca que el niño/a tenga derecho (no siempre cumplido) a que se hagan algunas reformas arquitectónicas en su centro educativo. Pero este derecho, a efectos legislativos españoles, no incluye a los padres, por lo que el niño/a se verá obligado a asistir al colegio que sea accesible para sus padres, salvo que éstos renuncien al derecho/obligación de asistir a reuniones de padres o a fiestas escolares. En cuanto a las otras barreras, las de tipo intelectual, se suplen con adaptaciones curriculares y del material didáctico, así como con la dotación de los recursos humanos necesarios al centro educativo.

El acceso a la Sanidad tampoco es igual para todos y depende, en gran medida, de la movilidad del paciente. Un ejemplo sencillo: un recurso tan público e imprescindible como es una ambulancia no transporta la silla de ruedas del propio paciente, cuando ésta debe ser considerada como sus piernas. Todo ello, por no hablar de las veces en las que no se puede acceder a la consulta de un médico o al baño de un hospital.

Los medios de transporte público, cuya existencia está contemplada por la ley, muchas veces no pueden ser utilizados por las personas con movilidad reducida. Así ocurre con muchos trenes de cercanías y gran parte de los autocares que unen nuestras principales ciudades. Pero, ¿para qué quiere los transportes públicos alguien que está etiquetado socialmente para que viva encerrado en su casa, pidiendo por caridad que la saquen a pasear? ¿Nos hemos olvidado de recoger en nuestras leyes el derecho a una vida autónoma e independiente? ¿Nos hemos olvidado de reconocer que el individuo decide sobre su propia vida y que no deben ser los demás quienes deciden a dónde y cuándo tiene que ir? No olvidemos que el derecho a decidir se manifiesta, de una manera muy especial, a la hora de depositar nuestro voto libre y secreto en las urnas. Sin embargo, nunca he oído hablar de una localidad en la que todas las mesas y cabinas electorales sean accesibles

Podríamos seguir narrando, horas y horas, situaciones en las que las personas se ven marginadas por unas circunstancias que les vienen dadas, una marginación que sólo es una muestra de la discafobia y gerontofobia que hay a nuestro alrededor

Las aceras y las entradas a dependencias oficiales son, de por sí, el espacio público que más margina y que, posiblemente, pasa más desapercibido. Cuando una persona no puede pasar por una acera es posible que se le esté restringiendo su derecho a ir a trabajar, a un centro sanitario, a una asociación, a un lugar donde hay una participación activa en la política o a pasar por allí simplemente porque le da la gana. Es por ello que los ayuntamientos han de velar para que se cumplan los requisitos que garanticen la posibilidad de uso de todos los lugares públicos por todos los ciudadanos y se fomente la máxima autonomía personal.

¿Espacio público o privado?

Examinemos una situación que se repite, sobre todo en verano, cuando el espacio público se convierte en un espacio privado después de que los ayuntamientos lo cedan a negocios particulares.

Nuestras aceras están invadidas por pizarras publicitarias que limitan la anchura de la acera, dificultan o cierran el paso de usuarios de muletas, andadores, sillas de ruedas y coches de bebé, además de impedir a las personas con problemas de visión orientarse golpeando con el bastón en la pared. Y no hablemos de las mesas y sillas que ocupan calles y aceras como si de su propiedad se tratase y cortan el paso a los ciudadanos.

Abramos los ojos y cuando veamos a alguien que obliga a los demás a levantarse para mover la silla y la mesa, y así poder pasar, sepamos que esa persona está haciendo uso de su lícito derecho a utilizar la acera cuantas veces lo estime oportuno.

Esta situación se multiplica de una manera vergonzosa cuando llegan las fiestas. Una persona con movilidad reducida puede verse acorralada hasta el punto de no poder entrar en su propia casa porque ha cometido el error de ir a comprar pan mientras colocaban sillas para que el resto de los ciudadanos disfrute de una cabalgata, un desfile en primera fila o, simplemente, porque alguien ha instalado un puesto ambulante justo encima de la rampa y justifica la invasión con un permiso municipal.

En España tenemos grandes activistas en el tema de la supresión de todo tipo de barreras, como es el caso de Andoni Moreno, en el País Vasco, y de Juan Romero, en Andalucía. Personas que no permiten que se les tache de mendigos que imploran una rampa o un baño adaptado; personas que exigen a las administraciones públicas que se cumplan los derechos y que no piden más que un derecho, el de la igualdad de todos los seres humanos. Ya han comenzando a mantener un fuerte pulso con las administraciones públicas para hacer cumplir la legislación y conseguir que el 4 de diciembre de 2017 podamos hacer un gran funeral con las barreras arquitectónicas.

Recordad, cuando ponéis una mesa en la calle para favorecer vuestro negocio podéis estar cometiendo un acto de discafobia y/o gerontofobia.

Publicado originalmente en el diario Información y reproducido con permiso de su autora

Anuncios

¿Qué es la accesibilidad para el Ayuntamiento de Salamanca?

Esta mañana pude escaparme al parque de La Alamedilla. Tenía ganas de ver de primera mano los juegos accesibles que el Ayuntamiento prometió colocar en la zona infantil cuando vendió la necesidad arreglar el parque para mejorar su accesibilidad. No es el caso hablar aquí de cómo ha quedado este nuevo, domesticado, cementado y asfaltado parque. ¿O ya he dado mi opinión?

Pero lo que vi en la zona infantil y la tristeza que me produjo, me hizo plantearme una pregunta. ¿Qué entiende el Ayuntamiento de Salamanca por accesibilidad? Es verdad que esta es una pregunta que debería contestar el mismo Ayuntamiento al que lanzo el guante para que lo haga.

Fácil pregunta pero difícil respuesta. Aunque después de llevar un tiempo analizando sus actuaciones, declaraciones y hechos voy a atreverme a contestarla.

Directamente estoy convencido que para nuestro Ayuntamiento la accesibilidad es rebajar bordillos de manera que, esa barrera que supone atravesar una calle, desaparezca. A esa labor ha dedicado sus últimos meses de mandato, según parece  de manera desaforada, en determinadas zonas de la ciudad que a mí se me escapan. No dudo de ello pero he de decir que las mismas dificultades que me encontraba para circular antes, a día de hoy siguen existiendo. Sin ir más lejos y como ejemplo, circular por el barrio del Oeste es labor harto difícil o imposible si no se hace por la calzada. Y por cierto: si se hubieran encargado de cumplir la Ordenanza de Accesibilidad Integral y la legislación vigente al urbanizar la ciudad desde 1995, no nos encontraríamos en esta situación. Y para muestra un botón que ni siquiera está inaugurado: los bordillos recién rebajados en la nueva rotonda de la UDS no cumplen con la ley al no estar a nivel de la calzada.

 2015-03-18 10.32.27_Snapseed

Y suponiendo que alguna  vez se terminen de  rebajar los bordillos imagino que se empezará por arreglar el desatino de aceras que tenemos con sus pavimentos deslizantes, levantados en muchas zonas, con baldosas sueltas, alcorques asesinos, obstáculos en la calzada, terrazas que directamente imposibilitan la circulación de peatones, etc…

 2015-03-13 13.42.09_Snapseed

 Y ya. Aquí termina lo que yo estoy convencido que para nuestro Ayuntamiento significa la accesibilidad. Viales por los que poder circular de forma más o menos cómoda. ¿Y para qué? No quiero ser cruel pero mi sentido del humor, negro a veces, piensa que una vez que nos tenga a las personas con alguna discapacidad o a la tercera edad sentados en un banco tomando el sol o viendo cómodamente los patos de La Alamedilla, su objetivo estará cumplido. (Y esto lo digo con argumentos para ello. Si no, no se explica la llamada de Atenzia, prestadora del servicio de teleasistencia contratada por el Ayuntamiento, animándome a visitar este parque y loando lo bien que ha quedado).

Pero se olvidan de lo más importante. Unos viales cómodos y seguros para desplazarse por ellos  deberían servir para facilitar el acceso a los distintos servicios, públicos y privados, que la ciudad ofrece. Comercios, bares, cafeterías y restaurantes, otros locales de ocio, cines, teatros, parques, actividades comerciales y culturales al aire libre, eventos deportivos, edificios de titularidad pública, etc… deberían de poder ser utilizados y disfrutados por toda la población. Y esto no es así. Y lo más grave es que el Ayuntamiento, teniendo competencias en este tema, no está haciendo nada por favorecerlo y por hacer que la ley se cumpla.

Pondré algunos ejemplos. ¿Qué sentido tiene poder acceder al parque de La Alamedilla o al nuevo parque de Nebrija si un niño o niña con alguna discapacidad no va a poder encontrar un parque infantil en el que poder jugar en igualdad con los demás niños y niñas? En el parque de Nebrija no hay un solo juego accesible y en La Alamedilla solo han colocado un único columpio en una esquina del parque. De verdad que es muy triste. Se acaba de perder una oportunidad de oro de instalar dos parques infantiles inclusivos que hubieran  ayudado a humanizar nuestra ciudad.

20150504_104852

Si hablamos del comercio o de la hostelería, voy a centrarme únicamente en los locales de nueva apertura. Si queremos que poco a poco estos negocios sean accesibles, qué mejor manera y más fácil que empezar por lo nuevo. ¿Cómo es posible que el Ayuntamiento esté concediendo licencias de obra y apertura que no contemplan la accesibilidad? ¿Cómo es posible que el Ayuntamiento no favorezca esto?

20150124_120326

Y terminemos con dos eventos al aire libre que han tenido lugar estos últimos días. ¿Alguien puede decir que los puestos del Día del libro en la Plaza Mayor eran accesibles? ¿Se imaginan lo que era tratar de acercarse a ellos con silla de ruedas? Exactamente. Tarea imposible. Los bípedos disfrutando de los libros y los silleros tomando el sol en el centro de la plaza. ¿Y la Feria de Artesanía de la Plaza de los Bandos? Gracias a los artesanos que colocaron unas rampas en el centro de la plaza se pudo acceder a los puestos dejando en evidencia la inaccesibilidad de este lugar para celebrar este tipo de eventos.

11164818_677867805674731_41150331063459401_n

Fotografía tomada de Salamancartvaldia.es

No sigo. Creo que la idea está clara. Ahora le toca al Ayuntamiento responder a la pregunta. Aunque viendo la empatía que demuestra para estos temas y su capacidad de respuesta en estos meses, más vale que siga sentado en mi silla. Iba a levantarme, pero…

La accesibilidad no es solo rebajar un bordillo

«La accesibilidad no solo es rebajar un bordillo» . elnortedecastilla_Página_1 «La accesibilidad no solo es rebajar un bordillo» . elnortedecastilla_Página_2

4 de diciembre de 2017. Desahogo

Comencemos esta entrada con una imagen de las rampas construidas en la Plaza de Anaya y aledaños y que permiten desde hace unos meses circunvalar la Catedral. Al hilo de esta obra presentada como uno de los hitos de esta legislatura en el ayuntamiento en lo relativo a la accesibilidad, repasemos un poco y por encima como nuestra ciudad se está preparando para la llegada de esa fecha clave del 4 de diciembre de 2017.

  • A nivel legislativo la ordenanza municipal de accesibilidad de 1995 se encuentra totalmente obsoleta y superada ampliamente por la legislación nacional promulgada posteriormente. Dicha ordenanza debe ser rehecha y a día de hoy no creo ni que exista el proyecto de hacerlo. Lo mismo se podría decir de la ordenanza del taxi que ni siquiera contempla la figura de los eurotaxis.
  • Y a nivel autonómico nos encontramos en la misma situación
  • A día de hoy nuestra ciudad se encuentra plena de obras. Rotondas, parkings, remodelación de parques, urbanización de calles,… Se me dirá desde el ayuntamiento que estas obras mejorarán la accesibilidad. Faltaría más. Es verdad que las aceras se arreglan y se ensanchan , los bordillos se rebajan,… Pero ninguna de estas obras se hizo pensando en las personas sino en otros intereses.
  • Otro ejemplo más de que ésta no es una ciudad para las personas. Se eliminan pasos de peatones con la excusa de mejorar la seguridad de los mismos a la par que lo que se consigue es perjudicar su movilidad y aumentar la velocidad del tráfico. ¿No se debería tender justamente a lo contrario cuando la tendencia es a disminuir la velocidad máxima en ciudad a 30 Km/h? Más pasos de peatones, bien señalizados, favorecen esto.
  • Siguiendo con las obras. La normativa dice bien claro que mientras duren las mismas en las vías públicas, se debe garantizar una zona de paso para los peatones segura y accesible. Bueno. Pues si circular a diario como peatón ya es difícil, no os cuento en qué se ha convertido nuestra ciudad en los últimos meses. Tarea imposible que obliga a retroceder continuamente sobre nuestros pasos, a circular por la calzada en numerosas ocasiones o, directamente, a no poder ejercer ese derecho de paso como ciudadanos. Y aquí la culpa es tanto de las empresas que las llevan a cabo y sus responsables como de las autoridades que deben velar por el cumplimiento de estas normas.
  • Seguimos con las aceras. ¿De qué nos sirve ensancharlas si luego las llenamos de obstáculos que parecen colocados a propósito? Jardineras y bancos sin sentido, farolas, contenedores,… Y no hablemos de las consabidas terrazas que se acaban comiendo ese ensanche que se hizo en beneficio de los ciudadanos. O que directamente taponan la zona de paso. Otra vez llenar las arcas prima sobre el bien común.
  • ¿Y el mantenimiento? ¿Habéis tropezado alguna vez por el mal estado del pavimento? Yo veo tropezones a diario. Y caídas, por supuesto. Lamentable el estado general de nuestras aceras. Y si hablamos de desplazamientos en silla de ruedas vuelvo a reiterar mi ofrecimiento a un paseo por la ciudad en una de ellas para comprobar esa supuesta comodidad que nos quieren vender. ¡Ah! Y por favor. Dejen de utilizar el adoquinado como forma de pavimentación. Me hace gracias como lo eliminan para los coches pero lo mantienen en zonas peatonales
  • Y si hablamos de los eurotaxis da gusto llamar por teléfono y ver que hay cinco disputándose el servicio. En serio. Qué a estas alturas sólo haya uno disponible cada vez que se solicita el servicio y rezar para que esté libre no es muestra de que estemos progresando en la accesibilidad de los transportes. El transporte público es básico para favorecer la movilidad sostenible de la población pero básico para las personas con movilidad reducida. Y no hablo del transporte en autobús porque reconozco que mis miedos personales hacen que todavía no lo haya utilizado.
  • Ese plazo del que hablamos se dirige también a los locales en los que comercios, cafeterías, restaurantes, bares, locales de ocio,… prestan sus servicios. El panorama actual es desolador. Pero lo que me produce más tristeza es que los negocios nuevos que se están abriendo en esos locales son, mayoritariamente, inaccesibles. Y eso después de una reforma. No sé si la culpa es de los propietarios, arquitectos, técnicos del ayuntamiento o responsables políticos. O quizás de todos juntos. Pero se está perdiendo una oportunidad preciosa de favorecer la aplicación de la normativa. Pero eso sí. A mí no me hablen de crisis de ventas. Por mi parte no ayudaré a solventarla. No consumo en la calle. Y si las grandes superficies o internet me facilitan un servicio digno, ya sabéis donde compro.
  • Meses después de la reunión informativa en el ayuntamiento sobre turismo accesible seguimos sin ver un programa claro de propuestas que lo favorezcan más allá de iniciativa puntuales como las que se anuncian en estos días de elaborar apps y páginas webs con recursos accesibles. Quiero ver sus contenidos. Queda pendiente para dentro de poco un análisis real de la ruta accesible que publicita el ayuntamiento. Por cierto: ¿por qué será que hay personas que me escriben a mí para solicitar información sobre recursos accesibles en la ciudad y poder preparar sus visitas? Lo hago gustoso pero me planteo si no será porque en la web municipal de turismo no hay un apartado dedicado a este tema que ni yo ni estas personas hayamos sido capaces de encontrar.
  • Produce tristeza ver la falta absoluta de empatía y receptividad del ayuntamiento y del partido que lo gobierna en estos temas. Meses de enviar propuestas, denuncias, enlaces a modelos que se podrían implementar en nuestra ciudad, imágenes,experiencias, llamadas de atención,… no han merecido por su parte ni un simple “tomamos nota”. Nada. El silencio y la ignorancia más absoluta. Aquí seguiremos.
  • Tiempo de elecciones. El resto de partidos sé que reciben estas propuestas. Espero que las lean y sean tenidas en cuenta de manera que la accesibilidad se convierta en centro de la política municipal con todo lo que ello conlleva para toda la ciudadanía y fuera de la confrontación partidista. Accesibilidad, movilidad, sostenibilidad son conceptos interrelacionados que convergen en lo que llamamos una ciudad para las persona. Este tema lo hablaremos más adelante según se acerque la cita electoral.
  • Y si hablamos de la falta de empatía del ayuntamiento no dejemos de lado a la Cámara de Comercio y la Asociación de Empresarios de Hostelería. Aplico lo mismo que dije con respecto al ayuntamiento. En estos tiempos de crisis, no apostar por integrar en la cadena de consumo a un importante segmento de población es desechar una bolsa de negocio nada desdeñable. Y ya se sabe que el que da primero y fideliza da dos veces.

Podría seguir pero llevo dos folios y esto no termina. De todas formas, con estos deberes que he esbozado, la tarea de llegar al 4 de diciembre de 2017 cumpliendo la normativa, se me antoja harto difícil. Pero seguiremos luchando por conseguirlo

Turismo accesible, una oportunidad para el sector

predif-seminario-644x362

La inclusión y la no discriminación de las personas con discapacidad y otras necesidades especiales es una obligación recogida en la legislación española. En el turismo también se debe considerar, ya que este colectivo tiene derecho al ocio y al disfrute de su tiempo de vacaciones en las mismas condiciones que el resto de las personas.

El turismo accesible es la solución para que este derecho sea real. Desde la Plataforma Representativa Estatal de Personas con Discapacidad Física (PREDIF), entendemos que implica la incorporación de medidas que posibiliten el acceso, la utilización y disfrute de las infraestructuras, productos, entornos y servicios turísticos de forma normalizada, autónoma y segura. Dicho en otras palabras, no sólo consiste en que una persona con discapacidad tenga un transporte y un hotel adecuados: también querrá comer, visitar museos, pasear por parques y sendas naturales o participar en actividades.

La falta de accesibilidad en los recursos turísticos es una forma indirecta, pero sutil, de discriminación. Por tanto, al introducir el concepto de turismo accesible en los destinos estamos contribuyendo a la igualdad de oportunidades de todas las personas.

Por supuesto, el turismo accesible implica, en muchas ocasiones, una inversión en infraestructuras, así como en formación del personal para conocer las necesidades específicas de estos clientes. Sin embargo, esta inversión puede verse compensada por una serie de factores económicos importantes a considerar.

En primer lugar, hay que considerar la dimensión del grupo, que es creciente, puesto que a las personas con discapacidad hay que unir a las personas mayores.

Según la OMS, 19,4% de la población mundial tiene una discapacidad. Esta cifra está creciendo debido al envejecimiento de la población.

En Europa la población con necesidades de accesibilidad, asciende aproximadamente a 138,6 millones2, 49,83 millones tienen entre 15 y 64 años, y 88.79 millones más de 64 años. Del conjunto de países de la Unión Europea, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia y España son los países con mayor número de personas con necesidades de accesibilidad.

En España, viven hoy más de 3,85 millones de personas con discapacidad, más del 9% de la población total. Cuatro de cada 10 personas entre 75 y 79 años y 6 de cada 10 mayores de 85 años presentan alguna discapacidad3. Se prevé que las personas mayores de 65 años pasarán de representar el 16,8% de la población española en 2005 al 30,8% en 2050.

En segundo lugar, este grupo de posibles turistas dispone de recursos económicos para viajar. En 2012, las personas mayores y con discapacidad realizaron 783 millones de viajes dentro de la UE, y se prevé una tasa de crecimiento anual de 1,2% hasta 2020. En el mismo año, el Turismo Accesible generó 8,7 millones de puestos de trabajo y alcanzó una facturación bruta de 786 mil millones de euros.

Además, se promueven programas turísticos específicos dirigidos a personas con discapacidad. Por ejemplo, el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO) distribuyó 3 millones de euros en 2014 en subvenciones a entidades sociales para ejecutar programas de turismo y termalismo para este colectivo, uno de los cuales gestiona PREDIF.

Por otro lado, la Comisión Europea reconoce la importancia de fomentar la actividad turística transnacional en Europa mediante el desarrollo del turismo fuera de temporada para la tercera edad.

A este respecto, en mayo de 2012 la Comisión puso en marcha una fase piloto de la iniciativa “Turismo Senior”, con el fin de establecer las condiciones marco para facilitar que las personas mayores viajen por Europa.

La contribución de las personas mayores a la industria turística europea es importante, pero debe reforzarse para hacer frente al desafío de la estacionalidad y estimular el crecimiento económico y el empleo.

También hay que señalar como ventaja la posibilidad de desestacionalización en los destinos que se apoyan en el turismo accesible. Las personas con discapacidad, además de tener recursos económicos, también tienen disponibilidad de tiempo, muchos de ellos no tiene responsabilidades laborales. Según los datos de la Oficina de Estadísticas de la Unión Europea (Eurostat), el 51% de este segmento es laboralmente inactivo y percibe pensiones diversas, como invalidez o jubilación.

Se debe añadir que el segmento de personas con discapacidad se considera “multicliente”, puesto que viajan normalmente acompañadas. El estudio “Hábitos y actitudes hacia el turismo de las personas con discapacidad física”, elaborado por PREDIF en 2004, mostró que el 92% de los encuestados viajan acompañados por familiares y amigos. Se calcula, desde un punto de vista prudente, que una de cada dos personas con discapacidad viaja con un acompañante. Este dato tiene otra implicación: la persona con discapacidad se convierte en prescriptor del destino, puesto que si no es accesible, no irán ni él ni sus acompañantes.

Como última ventaja destacable, la oferta turística que cuenta con medidas de accesibilidad consigue una mayor calidad en todos sus ámbitos: entorno construido, transporte, servicios, productos y atención al cliente, entre otros. Tal es la relevancia, que el Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE) y el Sistema Integral de Calidad Turística en Destinos (SICTED) han incorporado a sus normas de calidad estos criterios. De este modo, la perspectiva es más amplia, puesto que los beneficios alcanzan no sólo a personas con discapacidad, sus primeros destinatarios, sino a todas las personas, como familias con niños o personas con situaciones transitorias de discapacidad (por accidentes o lesiones, por ejemplo). La adopción de estas medidas tiene repercusión en la mejora de la imagen del destino y las empresas, puesto que tienen una línea de promoción diferenciada como “socialmente responsables”.

Turismo-accesible_ok predif

El turismo accesible empieza a verse cada vez más como una oportunidad dentro del sector, ya que se están desarrollando diversas acciones, sobre todo de información y promoción de los establecimientos y destinos accesibles. Una cuestión muy demandada por las personas con discapacidad es precisamente ésta: tener conocimiento de qué lugares son adecuados para sus necesidades. Por eso, una de las líneas maestras de acción de PREDIF es la elaboración de guías de recursos turísticos accesibles. Nuestra organización ha visitado y analizado más de 3.000 recursos con una metodología objetiva y que se adecúa a las necesidades de información demandadas por este colectivo. En los últimos años, nuestro catálogo ha abarcado hoteles, restaurantes, recursos culturales, recursos naturales y espacios de ocio, entre otros.

Toda esta información está recogida en nuestra web y en una aplicación móvil de Turismo Accesible, TUR4all, realizada con el apoyo de la Fundación Vodafone España. La aplicación es accesible y gratuita, está disponible en Android e iOs.

A través de Tur4All, se pretende que el turista tenga más autonomía tanto para planificar su viaje como para poder improvisar. La aplicación cuenta con un buscador que selecciona por provincia, por categoría de establecimiento (hasta diez categorías diferentes y 33 subcategorías) y por otros criterios de búsqueda avanzados. Al mismo tiempo, tiene una utilidad, denominada “Cerca de mí”, que permite identificar los establecimientos turísticos accesibles más próximos mediante un sistema de geolocalización. El usuario puede establecer la distancia que le interesa, desde varios metros a varios kilómetros.

En definitiva, el turismo accesible es una oportunidad para este sector económico, ya que cuenta con un potencial de clientes con recursos y tiempo, que además demanda información para poder viajar con garantías de que sus vacaciones serán cómodas, seguras y a la medida de sus necesidades. Un destino accesible también conseguirá un posicionamiento diferenciado por calidad y por vincularse a la satisfacción de las necesidades específicas de todos sus posibles clientes.

Tatiana Alemán Selva

Directora técnica de PREDIF

Publicado originalmente en Fiturblog

Wayfinding

Vamos a plantearnos una situación. Cualquiera de éstas. Entramos en un aeropuerto de un país cuya lengua desconocemos y debemos realizar todo el proceso que nos conducirá a estar sentados en el avión que nos traerá de vuelta a casa. O entramos en un gran museo al que hemos accedido para ver cuatro o cinco obras que se encuentran en distintos lugares del mismo. O necesitamos encontrar un determinado despacho en un gran edificio de oficinas. O,… Podríamos poner muchas más pero creo que queda claro en qué situación quiero poneros.

En cualquiera de ellas, una persona como vosotr@s, pondréis en marcha y en alerta automáticamente vuestros sentidos. Buscaréis con la mirada cuanto cartel se os ponga al alcance para orientaros. Escucharéis atentamente cualquier aviso que se haga por los altavoces. Trataréis de encontrar de la manera que sea información que os pueda resultar comprensible. Es decir, desplegaréis todas las estrategias de las que dispongáis para llegar finalmente a vuestro destino.

De manwayfinding3era resumida, y conociendo previamente cual es vuestra misión, el proceso que llevaréis a cabo será el siguiente.:

  1. En primer lugar captaréis toda la información que seáis capaces del entorno en que os encontráis según vuestras capacidades. Esta toma de información la haréis principalmente de manera visual, auditiva y háptica ( por contacto).
  2. En segundo lugar, contrastaréis esta información adquirida con aquella que tenéis almacenada en vuestra memoria. Vuestro aprendizaje y vuestra experiencia anterior ha sido clave para almacenarla de forma que este paso condicionará de manera determinante el tercero
  3. Y digo determinante porque el tercero consistirá en tomar decisiones. Voy por buen camino y continuo, me he equivocado y debo rectificar mi ruta, estoy perdido y debo volver al principio o reorientarme desde este lugar para retomar la ruta correcta,…

Estas tres fases, conocidas de manera científica o técnica como procesos perceptivos, cognitivos o de interacción, son relativamente sencillas de llevar a cabo para cualquier persona que no tenga ninguna discapacidad por poco que el entorno le facilite una serie de estímulos visuales (carteles, pictogramas,…), auditivos (avisos sonoros, timbres,…) o hàpticos (plantearos como os orientáis en un lugar con escasa o nula luz).

wayfinding6

Y ahora cambiad vuestros zapatos y meteros en los de una persona con alguna discapacidad de tipo motor, visual, auditivo, intelectual o psíquica. Vuestras herramientas para percibir han cambiado o simplemente han desaparecido. Vuestra capacidad para contrastar la información recibida con la que poseéis se ha reducido. Con lo cual, la posibilidad de tomar decisiones correctas e interactuar con vuestro entorno de manera eficaz y adecuada ha desaparecido.

Wayfinding es el proceso de orientación utilizando información del entorno pero teniendo en cuenta que ese proceso no es realizado por una persona estándar sino por una persona variable en sus capacidades de relación con el medio ambiente en el que se desenvuelve.

El diseño wayfinding es “la intervención del diseño en los procesos de orientación que se produce desarrollando recursos y sistemas de información espacial de aplicación comunicativa para orientar y direccionar a las personas en los entornos arquitectónicos, urbanos y naturales”.

De estWayfinding5a manera el diseño wayfinding actuará en tres campos: la comunicación, la accesibilidad y los escenarios ambientales.

  • En el ámbito de la comunicación trabajará sobre qué comunicar, cómo organizar esa información atendiendo a criterios de simplicidad y claridad creando códigos informativos y desarrollando contenidos comprensibles y en tercer lugar planteando modelos adaptados a las necesidades de información, al medio y a las condiciones de percepción de las personas.
  • En el ámbito de la accesibilidad recogiendo la diversidad de maneras de percibir el medio y que el diseño debe abordar en sus procedimientos de intervención. Esta diversidad está condicionada por las distintas variantes en cuanto a movilidad, visión, audición, cognición y cultura.
  • Y en el ámbito de los escenarios ambientales actúa intensamente en el análisis e intervención sobre los escenarios de la movilidad humana. Así incide en el estudio e intervención de los espacios, los itinerarios y el ambiente en los que se desarrollan nuestros procesos de orientación.

No sé si ha quedado claro. Seguiremos. Una información más exhaustiva podréis encontrarla en:

wayfinding7