Ciudades amigables con las personas mayores I

En las pasadas elecciones municipales en Salamanca, el PSOE presentó como una de sus promesas electorales integrar a la ciudad en la Red de ciudades amigables con las personas mayores. Indagando sobre ello, me he encontrado con un proyecto muy en consonancia con lo que aquí hemos llamado una ciudad para las personas: incluyente, accesible, participativa, etc… Por esta razón, desgranaré este proyecto en varias entradas.

Una ciudad amigable con las personas mayores es un entorno urbano integrador y accesible que fomente un envejecimiento activo.

En 2006 la OMS reunió a 33 ciudades de 22 países en un proyecto destinado a determinar los principales elementos del entorno urbano que facilitan un envejecimiento activo y saludable. El resultado fue la publicación Ciudades Globales Amigables con los mayores: Una Guía en la que se establece el marco para evaluar la adaptación de las ciudades a las necesidades de los mayores. Un aspecto fundamental del proceso consistió en contar con la participación activa de esas personas.

En la guía se identifican ocho dominios de la vida urbana que pueden influir en la salud y la calidad de vida de las personas mayores:

  1. Espacios al aire libre y edificios.
  2. Transportes.
  3. Vivienda.
  4. Participación social.
  5. Respeto e integración social.
  6. Participación cívica y empleo.
  7. Comunicación e información, y
  8. Apoyo de la comunidad y servicios de salud.

Para pertenecer a esta red es necesario elaborar un plan a desarrollar en cinco años con  cuatro fases principales que de forma resumida son:

  • Primer y segundo año: Diagnóstico inicial de la amigabilidad, elaboración de un plan trienal de acción  e identificación de indicadores para el seguimiento.
  • Tercer, cuarto y quinto año: puesta en marcha y seguimiento del plan de acción.
  • Final del quinto año: evaluación
  • Inicio de un nuevo proceso quinquenal

De forma más extensa, este proceso se puede ver en este folleto editado por la OMS

folleto_ciudad_amigable

folleto_ciudad_amigable2Hasta el año 2013, las ciudades adheridas a esta red se pueden consultar en este enlace

mapa ciudades amigables

Fuente:

Ciudades Amigables

NOTA: a la hora de publicar esta entrada el Pleno del Ayuntamiento de Salamanca Ha aprobado, a propuesta del PSOE y por unanimidad, incluir a Salamanca en esta red. NOTICIA

widget ciudades amigables

 

Anuncios

Salamanca, ¿ciudad inteligente?

Rebuscando información para otros temas, llegué hace unos días hasta esta NOTICIA (fundamental leerla para entender dónde quiero llegar) publicada en la página oficial del Ayuntamiento de Salamanca. Profundizando en ella y contrastando información con otras fuentes, me asaltaron muchas preguntas que me hicieron cuestionar si Salamanca se puede llamar ciudad inteligente o si está camino de serlo. Voy a dejar la respuesta abierta para que cada cual llegue a su propia conclusión.

La “Ciudad inteligente” se ha convertido en un objetivo de los ayuntamientos que consideran que es el nuevo paradigma de modernización y progreso económico para sus municipios, con el fin último de mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos. Este proceso se inicia con la creación de un plan global en el que se planifica la transformación y mejora de todos los procesos y actividades de la administración, a través de la utilización de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC).

mapaLa Red Española de Ciudades Inteligentes, nacida en 2011 y de la que forma parte Salamanca tiene como objetivo “intercambiar experiencias y trabajar conjuntamente para desarrollar un modelo de gestión sostenible y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, incidiendo en aspectos como el ahorro energético, la movilidad sostenible, la Administración electrónica, la atención a las personas o la seguridad”.

Según el CEAPAT, Centro de Referencia Estatal de Autonomía Personal y Ayudas Técnicas, hasta aquí tenemos una introducción clásica sobre lo que son las “Smart Cities” o Ciudades inteligentes, pero lo que le preocupa es de qué forma este proceso afecta a la población, y más en concreto a las personas mayores y personas con diversidad funcional, y de qué forma sus intereses están protegidos y tenidos en cuenta. Para el CEAPAT, una ciudad inteligente nunca debe dejar de lado a ningún ciudadano.

¿Se tiene en cuenta la diversidad funcional y a las personas mayores?

Según el CEAPAT, fuera de los eventos, foros y documentos en los que se trata específicamente de la accesibilidad de las ciudades inteligentes, es raro encontrar referencias explícitas a estos conceptos en la literatura técnica o en las memorias de proyectos de ciudades inteligentes.

¿Qué es una ciudad o comunidad amigable con la edad?

Una ciudad amigable con las personas mayores es un entorno urbano integrador y accesible que fomente un envejecimiento activo.

Lograr la participación de las personas mayores es un elemento esencial para cualquier ciudad amigable con los mayores. Sus aportaciones son importantes para evaluar la adaptación de las ciudades, fijar prioridades, proponer soluciones y seguir los progresos realizados.

¿Qué es una ciudad accesible?

Es aquella en la que los derechos de las personas con discapacidad y personas mayores se aseguran y respetan. En ella no hay discriminación, ni barreras, y sus diseños permiten a todas las personas, independientemente de sus características y situaciones, manejarse e interactuar con seguridad, dignidad y autonomía.

Implica una gestión sostenible y proactiva de la accesibilidad universal, resaltando la importancia del carácter inclusivo de las ciudades, y la obligatoriedad de vincular las premisas del diseño universal en la manera como se proyecta y se materializa la ciudad, incluyendo sus entornos físicos y digitales, la comunicación y la comprensión del entorno.

¿Qué es una ciudad o comunidad inteligente?

Según las premisas anteriores, el CEAPAT considera que “una ciudad inteligente es un sistema complejo en el que todos los elementos que la caracterizan, es decir, la población, la gobernanza, la economía, la movilidad, el medioambiente y el modo de vida, deben ser también inteligentes. Todos estos elementos deben tener su foco en la persona y su bienestar, siendo las tecnologías de la información y la comunicación instrumentos imprescindibles, pero al servicio de este objetivo y no un fin en sí mismoEs necesario que el desarrollo de una ciudad inteligente esté centrado en la persona y en su bienestar. Implica que la ciudad debe ser amigable con la edad, accesible y responder a los principios del diseño universal. La idea no es rebajar la importancia de la tecnología, sino condicionar su uso al objetivo principal”.

Para la Red Española de Ciudades Inteligentes “son Ciudades Inteligentes aquellas que disponen de un sistema de innovación y de trabajo en red para dotar a las ciudades de un modelo de mejora de la eficiencia económica y política permitiendo el desarrollo social, cultural y urbano. Como soporte de este crecimiento se realiza una apuesta por las industrias creativas y por la alta tecnología que permita ese crecimiento urbano basado en el impulso de las capacidades y de las redes articuladas todo ello a través de planes estratégicos participativos que permitan mejorar el sistema de innovación local”.

ciudad-inteligente2 (1)

La visión del CEAPAT, va más allá y “plantea que, para que las ciudades sean inteligentes, es imprescindible que sean amigables con la edad y accesibles para cualquier persona. Su objetivo en esta materia, por tanto, se dirige a garantizar que las necesidades de las personas mayores y las personas con diversidad funcional estén contempladas en los servicios que se vayan creando. Para ello, deben crearse canales de participación desde el inicio de cada proyecto para que las organizaciones que representan a estos colectivos puedan contribuir con su punto de vista”.

La facilidad de uso y la accesibilidad es una necesidad trasversal, que debe ser considerada en todos los proyectos y actuaciones que se desarrollen, en la ciudad y fuera de ella. Las bondades de la ciudad inteligente deben ser para todos y, para garantizarlo, todos los esfuerzos que se hagan deben estar supervisados bajo el principio del Diseño Universal: por razones de justicia y también por razones económicas.

FUENTES:

Ayuntamiento de Salamanca

Red Española de Ciudades Inteligentes

CEAPAT

Propuestas sobre accesibilidad. Notas para un programa electoral en Salamanca

101

Lo que sigue sólo pretenden ser unas notas que podrían ser incluidas en cualquier programa electoral, de cualquier población, de cualquier partido o agrupación de electores aunque en este caso estén pensadas para Salamanca. No es una propuesta exhaustiva, por supuesto. No es tampoco partidista sino que pretende que sea asumida por todos los actores políticos de la ciudad de manera que la accesibilidad universal sea un punto de referencia independientemente de quien gobierne el Ayuntamiento.

 “La accesibilidad universal es la condición que deben cumplir los entornos, procesos, bienes, productos y servicios, así como los objetos, instrumentos, herramientas y dispositivos, para ser comprensibles, utilizables y practicables por todas las personas en condiciones de seguridad y comodidad y de la forma más autónoma y natural posible”.

Esta es la definición internacionalmente aceptada y sobre la que giran todas las actuaciones que en pro de ella se desarrollan o deben desarrollarse para su consecución.

Salamanca es una ciudad pionera en cuanto a normativa de accesibilidad. En el último mandato socialista en el Ayuntamiento de Salamanca, se dejó redactada una Ordenanza de accesibilidad integral que se aprobó el 9 de noviembre de 1995, ya bajo el gobierno del Partido Popular. En estos años transcurridos desde entonces se han llevado a cabo múltiples proyectos urbanísticos en nuestra ciudad: urbanización de nuevos barrios, apertura de calles y avenidas, peatonalización del centro histórico, construcción de múltiples edificios dedicados a diferentes usos culturales, cívicos, administrativos,… Es lamentable comprobar como en muchos casos, esta Ordenanza, muy completa y precisa en cuanto a las características de accesibilidad que deben cumplir estos espacios, no se cumple por parte de la misma administración que debe velar precisamente por eso, por su cumplimiento. No hay más que darse un paseo por estas zonas o edificios para comprobar in situ las carencias en cuanto a rebaje de bordillos, obstáculos en las aceras por parte de árboles, farolas, semáforos, mobiliario urbano y contenedores, nula accesibilidad para personas con problemas de visión o audición, etc…

Por otro lado, trabajar teniendo como norte la accesibilidad universal es la mejor manera de hacer una ciudad para las personas, habitable, amigable, cómoda. Favorece la movilidad, disuade del uso del automóvil y permite el disfrute de los distintos servicios que la ciudad ofrece actuando también como dinamizadora de la economía al potenciar actividades como el turismo, el pequeño comercio y la hostelería así como la promoción de actividades de ocio y cultura.

campana_voto_municipales

Teniendo en cuenta lo dicho en esta pequeña introducción, se reseñan a continuación algunas propuestas para favorecer la extensión de la accesibilidad universal en nuestra ciudad y que deberían marcar la acción de gobierno en  la próxima legislatura.

La primera y más importante es la EMPATÍA. Que las personas sintamos que quienes nos gobiernan son receptivos a nuestras demandas y necesidades es tener ganada media batalla. Nadie pretende que todos los problemas de esta ciudad, y éste no es una excepción, se solucionen de la noche a la mañana. Pero sentirse escuchados, comprendidos y valorados, con planes realistas a corto, medio y largo plazo nos permitirá avanzar hacia la consecución de ese objetivo. Por ejemplo. Un bordillo sin rebajar o mal rebajado en la ruta que habitualmente realiza una Persona con Movilidad Reducida (en adelante PMR) puede suponer una barrera infranqueable para esa persona. Una pequeña gota de agua en el mar. Pero una solución a ese detalle supone un cambio en la manera en la que las personas perciben como sus problemas interesan a sus gobernantes sintiéndose involucrados y copartícipes de esa tarea de mejora de la ciudad.

La segunda, fundamental en el momento en que nos encontramos en relación a este tema, es la creación de una CONCEJALÍA DE ACCESIBILIDAD. Su función sería supervisar que todos los proyectos que salgan del resto de concejalías se atengan a criterios de accesibilidad universal a la vez que promover cualquier iniciativa en pro de la misma. Por ejemplo, las que se enumeran a continuación u otras.

 

 1.- Actuaciones en cuanto a la Ordenanza de Accesibilidad Integral

  • Adaptar o, en su caso, elaborar una nueva Ordenanza de Accesibilidad Integral que recoja la normativa estatal y autonómica vigente en  la actualidad y que, en muchos casos, es más estricta en sus exigencias.
  • Exigir a los redactores de los proyectos y a las empresas que los ejecutan su cumplimiento escrupuloso poniendo en marcha los procedimientos sancionadores que la propia Ordenanza contempla para los casos en los que se vulnere.
  • Planificar, diseñar y ejecutar los distintos proyectos urbanísticos con criterios de accesibilidad universal, incluyendo dentro de ella, la accesibilidad cognitiva. Debe estarlo pero por si acaso.
  • Favorecer con los distintos prestadores de servicios, públicos y privados, la cadena de accesibilidad.
  • Favorecer, dentro de las competencias municipales, las adaptaciones que las viviendas antiguas y locales comerciales necesitan para mejorar su accesibilidad.
  • Mejorar la accesibilidad web de la página del Ayuntamiento tanto en el acceso  a la información como en la realización de trámites electrónicos.
  • Aplicar de manera inmediata las medidas para conseguir la accesibilidad universal en los edificios públicos de titularidad municipal de la ciudad e instar a las otras administraciones a trabajar en la misma línea.

 

2.- Movilidad

  • Adecuación, en la medida de lo posible, de las plazas de aparcamiento reservadas a PMR a las medidas establecidas en la legislación vigente.
  • Contemplar, en algunos casos especiales, la posibilidad de asignar algunas de estas plazas a determinadas personas con especiales problemas de movilidad para favorecer el acceso a sus viviendas o lugares de trabajo.
  • Señalizar convenientemente estas plazas no sólo de manera vertical sino en la calzada con pintura azul y el SIA (Símbolo internacional de accesibilidad) u otros medios más imaginativos como en otras localidades.
  • Listado de plazas para PMR actualizada en la página web del Ayuntamiento
  • Favorecer y exigir la accesibilidad de los distintos parkings de titularidad pública de la ciudad tanto en su acceso como el acondicionamiento de las plazas reservadas en los mismos a las medidas marcadas en la legislación vigente
  • Favorecer y potenciar el transporte público adaptado y accesible. En este aspecto sería importante establecer las medidas para informar a los usuarios de las plazas reservadas en los autobuses de la capital de la existencia de plazas libres o no en los distintos servicios que se prestan a lo largo del día a través de paneles en las marquesinas o de una aplicación de móvil.
  • Es necesario estimular mediante subvenciones, ayudas o rebajas de impuestos municipales la adaptación de taxis para convertirlos en eurotaxis hasta alcanzar, como mínimo, un 5% de las licencias existentes
  • Favorecer el acceso a las zonas peatonales de los vehículos que transporten a PMR para acercarlos lo máximo posible a sus puntos de destino.

3.- Educación

  • Emprender, desde el Instituto Municipal de Educación, una campaña de sensibilización escolar sobre la necesidad de la accesibilidad universal.
  • Campaña de sensibilización entre la población por la necesidad de respetar el uso para el que fueron concebidas las plazas de aparcamiento reservadas así como el respeto por los espacios de paso como aceras y bordillos para que no se conviertan en zona de aparcamiento.
  • Sensibilizar y formar a los distintos actores que intervienen en la planificación, diseño y realización de cualquier tipo de obra para que éstas se atengan a criterios de accesibilidad universal.
  • Implicar a distintas instituciones como la Universidad, organizaciones y entidades de ayuda a la discapacidad, organizaciones y entidades favorecedoras de una movilidad sostenible, etc… en estas campañas de sensibilización, en la realización de estudios y en la propuesta de acciones concretas que favorezcan la accesibilidad universal.

4.- Turismo

  • Promover medidas que promuevan el turismo accesible no sólo como derecho de todas las personas a acceder al mismo sino como medida que permita potenciar la actividad económica del comercio, la hostelería y los distintos proveedores de servicios.
  • Mejora del pavimento en la zona antigua en aras a establecer rutas accesibles que permitan una visita cómo de los distintos monumentos.
  • Señalización adecuada y dirigida a personas con distintos tipos de discapacidad de dichas rutas.
  • Elaboración de folletos accesibles y adaptados a distintos tipos de discapacidad.
  • Elaboración de una app móvil informativa de los distintos servicios que un turista puede necesitar en su visita así como de su nivel de accesibilidad.
  • Elaboración de una página web turística accesible que permita preparar convenientemente el viaje.
  • Promover la constitución de empresas que promuevan el turismo accesible y que establezcan, por ejemplo, visitas guiadas a personas con alguna discapacidad, alquiler de medios de transporte, participación en actividades de ocio accesibles,…
  • Mejora en el acceso a los distintos monumentos (entendiendo que la defensa y conservación del patrimonio está por encima de cualquier acción que favorezca la accesibilidad), museos y salas de exposiciones así como a teatros, salas de conciertos y cines.
  • Entender que el turismo implica también el acceso y disfrute de servicios como el comercio y la hostelería
  • Promoción de Salamanca como ciudad que favorece el turismo accesible y por consiguiente, de calidad

5.- Comercio y hostelería

  • Trabajar conjuntamente desde el Ayuntamiento con la Cámara de Comercio de Salamanca y la Asociación de Empresarios de Hostelería para favorecer la adaptación de locales con vistas a favorecer su accesibilidad.
  • Establecer un sello de accesibilidad que el Ayuntamiento conceda a los establecimientos que favorezcan la accesibilidad  y que la certifique.
  • Vigilar desde el Ayuntamiento o las instituciones correspondientes que todo lo que se oferta como accesible realmente lo es.
  • Implantar en la página web del Ayuntamiento, de la Cámara de Comercio o de la Asociación de Empresarios de Hostelería un buscador de establecimientos accesibles.
  • Establecer junto a las citadas instituciones cursos de formación para su personal que mejoren la atención a personas con alguna discapacidad.
  • Establecer ayudas, subvenciones y exención o reducción de tasas a aquellas empresas que favorezcan la accesibilidad

diseño para todos

 

Y si queréis añadir otras que aquí no aparezcan, los comentarios están abiertos.

Accesibilidad cognitiva

infantil_positivo_grAunque normalmente suelo escribir utilizando la primera persona del plural, el mea culpa que voy a entonar me lo aplico en primera del singular. A fin de cuentas el que por ahora escribe aquí, soy yo.

Cuando hablamos de accesibilidad universal,  nos centramos casi exclusivamente en la accesibilidad física del entorno. Las barreras físicas (bordillos, falta de rampas, obstáculos en las aceras, …)  son las que primero vemos todos. Es verdad que ampliamos este concepto a otro tipo de discapacidades como la auditiva y la visual. Pero hemos olvidado un aspecto fundamental que es la accesibilidad cognitiva, aquella que permite a las personas con discapacidad intelectual (aunque luego ampliaremos esto a otras capas de población) situarse, orientarse y desplazar de forma autónoma por el espacio urbano.

Antes de seguir, dar las gracias a Tomás (no tengo más datos) por su comentario en el blog que me hizo plantearme este campo y por supuesto a Berta Liliana Brusilovsky Filer , arquitecta, urbanista y especialista en este campo que también me lo hizo notar. De ella hablaremos y la citaremos en el futuro. Hoy sólo vamos a introducir el término.

La organización estadounidense de personas con discapacidad intelectual The Arc2 define la accesibilidad cognitiva con un conjunto de requisitos que el proceso de comunicación debe cumplir para que la información sea accesible: disminuir la dependencia de la memorización como herramienta para recordar información, utilizar el mayor número de formatos complementarios como sea posible (visual, audio, multigráfico), reducir la necesidad del destinatario de utilizar sus habilidades organizativas complejas y presentar un vocabulario o nivel de lectura que se aproxime al nivel de comprensión de los receptores.

No sólo las personas con discapacidad intelectual y del desarrollo pueden verse beneficiadas con la accesibilidad cognitiva, sino también las personas mayores que tienen déficits cognitivos y de comprensión, que les hace no comprender los entornos que no les son familiares; los turistas e inmigrantes que acuden a un país extranjero y las personas con dificultades para la comprensión lectora, como quienes tienen dislexia.

LECTURA1

Las ciudades contemporáneas, cada vez más densas y complejas en información y servicios, presentan barreras persistentes y otras nuevas a la orientación y comprensión de los espacios, a la realización de las actividades que les son propias como los desplazamientos peatonales, el uso de los transportes y de los edificios públicos. Mientras la conciencia respecto a la accesibilidad físico-arquitectónica y sensorial se ha venido implantando en la normativa y en la práctica, aun con carencias muy significativas y variaciones entre unos y otros municipios, edificios de uso común y medios de transporte, los aspectos cognitivos de la accesibilidad han recibido menor atención.

Para que todos seamos capaces de entender mejor de qué estamos hablando, nos permitimos transcribjir varios ejemplos que Ruth Vidriales, responsable del Área de Asesoramiento Técnico de Autismo España.

 “La accesibilidad cognitiva abarca todas aquellas estrategias que ayudan a que las personas que presentan necesidades derivadas de procesos cognitivos diferentes puedan acceder a la información y elaborarla cognitivamente para utilizarla posteriormente en su adaptación al medio”. En el caso concreto de las personas con Trastorno del Espectro Autista, un área específica de dificultad es “el procesamiento de la información que viene del entorno social”, singularmente en la interacción con otras personas.  

Para ello, es necesaria  la mejora de la señalización de los espacios. “No sólo señalar lo que es el cuarto de baño o las escaleras mecánicas, sino el proceso para desarrollar un acción de pedir en una cafetería. No tanto señalizar dónde está la barra o la cocina, sino establecer un apoyo visual sobre la frecuencia de pasos que tienes que dar si quieres ir a pedir la bebida a la barra y luego volverte. O ir a una caja a pagar. Es decir, toda la secuencia de la acción”.

Javier Tamarit, director del Área de Calidad de Vida de FEAPS (Confederación Española de Organizaciones en favor de las Personas con Discapacidad Intelectual o del Desarrollo) nos ofrece otros dos ejemplos concretos.

“Cuando uno llega a un sitio nuevo y tiene que coger un autobús urbano para ir a otro sitio, le viene muy bien que la información que se le ofrezca por adelantado sea comprensible y se diga claramente por qué lugares va el autobús, anunciar la siguiente parada y que falta tanto tiempo para que llegue el siguiente. Si en una marquesina de un autobús pone que faltan cinco minutos, si en vez de un 5 se pusiera una barra de color que va mermando su tamaño conforme se va acercando el autobús, sería comprensible incluso para las personas que no conocen el 5. 

También conviene trabajar en la señalética. “Por ejemplo, en una escuela ordinaria de Bilbao pusieron un encadenamiento que consistía en huellas que se pegaban en el suelo desde la salida del metro hasta llegar a la escuela. Eso facilita la comprensión de niños muy pequeñitos, para que los papás les puedan dejar en la salida del metro y ellos mismos lleguen a la escuela siguiendo las huellas”.

camino orientadoLectura fácil, pictogramas, “Wayfinding” o caminos orientados, etc… serán conceptos y términos que iremos desgranando en futuras entradas. Que nos vayan sonando.

Fuentes:

Aspromo

Accesibilidad y capacidades cognitivas

Cermi.es semanal

LA CIUDAD ACCESIBLE vs LA CIUDAD ORTÉSICA

Según vosotros ¿tenemos ciudades accesibles u ortésicas?

Si hago esta distinción es porque encuentro que hay diferencias en el concepto y opino que está bien tratarlo porque las prácticas que tanto la administración como las leyes relacionadas con la accesibilidad obligan a hacer, nos llevan a la ciudad ortésica, mientras que las personas, necesitamos la ciudad accesible.

No es fácil definir lo que es una ciudad accesible, porque la accesibilidad toca numerosas disciplinas que hacen muy difícil redactar una definición empleando palabras. Sin embargo, sí que podemos decir que una ciudad accesible se puede detectar por la experiencia de cualquier ciudadano en su día a día dentro de una ciudad. Cuanta mejor sea la experiencia, mayor será el grado de accesibilidad que la ciudad ofrece y no sólo por personas con discapacidad, aquí entramos todos en el mismo saco.

Además de la experiencia vital de una persona cualquiera, podemos decir que la ciudad accesible incluye los criterios de accesibilidad, de forma transversal, a todos los estamentos públicos y privados, donde existen personas plenamente formadas y con conocimiento de la discapacidad en general, como necesidad para poder gestionar la accesibilidad con criterio.Entonces, ¿qué podría ser eso de ciudad ortésica? Bueno, en realidad he estado a punto de llamarla “ciudad ortopédica”, lo que ocurre es que el término ortopedia toca más conceptos que órtesis, que trata sólo de los apoyos u otros dispositivos externos (aparatos) aplicados al cuerpo para modificar los aspectos funcionales o estructurales del sistema neuromusculoesquelético, y ese es el sentido que quiero dar a continuación.

La ciudad ortésica soluciona los aspectos relacionados con la accesibilidad disponiendo rampas, barras de baño, aparatos elevadores y un largo etcétera, que aplicado a la ciudad, vendría a ser algo así como hagamos la ciudad como siempre, que para los “minusválidos” ya encontraremos un apaño.

La ciudad accesible se diferencia de la ortésica en que introduce conceptos de accesibilidad desde el origen, tomando las decisiones sumando las aportaciones de la Accesibilidad Universal a las tradicionales que han venido definiendo las ciudades y entornos habituales.
Eso también influye en la propia concepción de los edificios, ya que, cuando un arquitecto se enfrenta al papel en blanco, corre el riesgo de trazar una primera línea, que condicionará al edificio durante 80 o 100 años (que es la media de vida útil de las estructuras actuales) de forma que cree un edificio hipotecado en su falta de accesibilidad durante mucho tiempo.
En los entornos ya construidos, la introducción de la accesibilidad real es más complicada, pero se puede hacer, estudiando cada caso, si se tiene en cuenta no sólo la ley, sino aplicando los conocimientos que el responsable tenga sobre la discapacidad y la diversidad humana.

Por tanto, la ciudad accesible no soluciona los itinerarios con rampas, sino con una solución que sirva para todos, que puede tener o no rampas. Sin embargo, la ciudad ortésica, solucionaría el mismo itinerario con barreras arquitectónicas, que, en determinados puntos, se salvarían con rampas, salvaescaleras u otros elementos similares.

¿Desde cuándo existen ciudades? Se establece que los primeros asentamientos humanos existen desde hace unos 14.000 años. Si tenemos en cuenta esto, podemos decir que durante 14.000 años no hemos tenido jamás ninguna ciudad accesible, porque hasta hace muy pocos años, no se están planteando y asimilando sus conceptos de verdad. Es ya hora de tener alguna ¿no?

Este artículo ha sido escrito y publicado en el blog accesibilidad global por Antonio Corbalán Pinar, arquitecto, y ha sido reproducido con su permiso. Muchas gracias.

¿Qué es la accesibilidad universal?

Según el artículo 2.k del Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social, la Accesibilidad Universal es la condición que deben cumplir los entornos, procesos, bienes, productos y servicios, así como los objetos, instrumentos, herramientas y dispositivos, para ser comprensibles, utilizables y practicables por todas las personas en condiciones de seguridad y comodidad y de la forma más autónoma y natural posible. Presupone la estrategia de «diseño universal o diseño para todas las personas», y se entiende sin perjuicio de los ajustes razonables que deban adoptarse.

Según el arquitecto Fernando Rovira Veleta, “una buena accesibilidad es aquella que existe pero que pasa desapercibida e incluye a la mayoría de los usuarios. La nueva medida de la arquitectura del siglo XXI será la silla de ruedas. Por donde pase una de ellas, seguro que todo el mundo pasará con facilidad. Si también señalizamos un recorrido para personas con dificultades de visión, todos lo recorreremos con mayor facilidad al igual que si lo señalizamos por escrito para personas con discapacidad auditiva. Esto es lo que se llama accesibilidad desapercibida. Si un diseño es bueno para personas mayores o con discapacidad, es bueno para cualquiuer persona”.

Otro concepto importante es lo que se conoce como cadena de accesibilidad. Es la capacidad de aproximarse, acceder, usar y salir de todo el espacio con independencia, facilidad y sin interrupciones. Si cualquiera de estas acciones no se puede realizar la cadena se corta y el recorrido se torna inaccesible.

Las Clasificaciones de la OMS se basan en el principio de que la discapacidad es un rango de aplicación universal de los seres humanos y no un identificador único de un grupo social. El principio del universalismo implica que los seres humanos tienen de hecho o en potencia alguna limitación en su funcionamiento corporal, personal o social asociado a una condición de salud. El grado de discapacidad del ser humano depende del entorno en que se desenvuelva. Los cambios naturales que se generan a lo largo de la vida nos hacen vulnerables a cercarnos o cruzar la línea que nos separa de la discapacidad. Por ejemplo. Los siguientes estados generan una disminuición de las capacidades funcionales de una persona a lo largo de su vida:

  • La infancia
  • La vejez
  • La obesidad
  • La diferente constitución corporal
  • El embarazo
  • Uso de lentes o audífonos
  • Secuelas físicas o sensoriales por enfermedad o accidente
  • Lesiones temporales
  • Transporte de objetos o carritos de niños
  • etc…

Por todo ello se hace necesario diseñar y desarrollar entornos accesibles y universales que permitan a todos desarrollar modelos de vida independiente.

Fuentes: ciudadaccesible.cl, OMS, diario El Universal, CEAPAT.