Primeras impresiones sobre el Plan Estratégico de Accesibilidad de Salamanca

En el día de ayer, el Alcalde de Salamanca presentó las líneas maestras del Plan estratégico de accesibilidad de la ciudad de Salamanca casi dos años después de que el Pleno municipal aprobara por unanimidad su redacción y cerca de año y medio después de la adhesión, también por unanimidad del mismo pleno, a la iniciativa ciudadana Meta 2017. Y no olvidemos que estamos a pocos meses de que el 4 de diciembre de este año se cumpla el plazo que establece  el Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social.

Es cierto que a tenor de lo esbozado ayer y a falta de leer el documento completo, la prudencia aconseja esperar antes de realizar ninguna crítica. Pero también es verdad que en dicha presentación se obviaron algunos puntos que debieran ser ejes fundamentales en un plan que realmente sea efectivo para la ciudad.

Comenzaremos por los plazos. En ningún momento de hizo referencia a la fecha anteriormente citada y que obliga en primer lugar a las administraciones del estado. Un plan sin plazos ni fechas de ejecución de sus diferentes aspectos corre el peligro de quedar en papel mojado. Haremos un acto de fe en que su redacción definitiva sí contemple estos plazos aunque ya sea materialmente imposible cumplir con la fecha del 4 de diciembre.

En segundo lugar no se contempla la financiación del plan. Todos conocemos como muchas leyes fundamentales en este país han fracasado al no ir acompañadas de una memoria económica. Haremos otro acto de fe como en el caso anterior.

En tercer lugar un plan de accesibilidad no se debe nutrir de lo ya hecho sino de lo que falta por hacer. Para ello hubiera sido imprescindible un estudio de necesidades realizado por técnicos y colectivos sociales que parece ser no se ha realizado. Partir de un documento que no contempla este estudio previo no es un buen comienzo.

En cuarto lugar no se habla de la redacción de una nueva Ordenanza Municipal de accesibilidad que debe ser el instrumento que facilite, a nivel normativo y fijando una serie de criterios técnicos, la adecuación de los espacios públicos y privados nuevos y los ya existentes a cumplir con las especificaciones pertinentes de accesibilidad universal.

En quinto lugar tampoco se contempla la creación de un Observatorio o de una oficina municipal de accesibilidad que controle la aplicación de dicho plan y sirva de cauce para las aportaciones y sugerencias que los diferentes colectivos o personas individuales puedan hacer en el futuro. De este tema hablaremos ampliamente en una próxima entrada.

En sexto lugar me parece muy pobre la mención sobre la accesibilidad a la cultura y a los espacios culturales, en particular los gestionados por la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes. Hace mucho tiempo que el gerente de dicha Fundación tiene encima de su mesa propuestas concretas sobre, por ejemplo, el precio de las entradas. ¿Por qué nos obligan a pagar siempre la entrada más cara para acceder, por ejemplo, a los espectáculos del Teatro Liceo o del CAEM?

En séptimo lugar me parece inadmisible y un error gravísimo que no se contemple de ninguna manera la necesaria adecuación de los locales comerciales o de hostelería, tanto de los nuevos negocios como de los ya existentes. ¿De qué sirve una acera si no lleva a ninguna parte? Todas las personas tenemos las mismas necesidades y gustos.

Pero en favor del plan hay algunos aspectos que también se deben resaltar positivamente a falta de que el documento definitivo los concrete de manera definitiva..

Es muy positivo que se contemple y se hable de manera específica de la accesibilidad cognitiva y sensorial que muchas veces damos por supuestas pero que se diluyen siempre en favor de la accesibilidad física. .

Es muy positivo que se hable de la necesaria sensibilización en estos temas a nivel educativo y en campañas ciudadanas de concienciación.

Es muy positiva la referencia explícita que se hace del eurotaxi tanto en cuanto a su número como en la prestación durante 24 horas de dicho servicio.

Es muy positivo el contemplar una plan de rehabilitación de viviendas y la instalación de ascensores en los edificios que carecen del mismo mediante una ordenanza específica. Siempre mejor rehabilitar que construir

Es muy positiva la profundización de la labor que se lleva realizando para favorecer el turismo accesible en nuestra ciudad. Recordemos que turismo accesible es un concepto muy relacionado con turismo de calidad. En este caso, el camino marcado merece la pena seguirse recorriendo.

Y por ir terminando, hablaremos de las plazas de aparcamiento. Muy positiva la actitud en cuanto a la creación y localización de las mismas y curiosa la mención a su tamaño. Las plazas para personas con movilidad reducida están reguladas de manera muy clara y explícita. Todas deberían permitir su uso de manera cómoda tanto de forma lateral como por la parte trasera así como la incorporación cómoda y segura de los usuarios a la acera. Y por cierto: se echan a faltar en este tema actuaciones que regulen la tenencia y obtención de las tarjetas de aparcamiento así como el uso correcto de ellas y de las plazas para que no se conviertan “posesiones particulares”.

En definitiva. Mi deseo de que este plan se convierta en un instrumento que nos permita avanzar en esa carrera de fondo que es la accesibilidad universal y no nos deje en una simple vuelta a la manzana.

Marcha atrás en la regulación del aparcamiento de PMR en Salamanca

Esta mañana, el Ayuntamiento de Salamanca publica esta noticia que textualmente dice:

El Ayuntamiento de Salamanca modificará la ordenanza que regula el estacionamiento en la ciudad en zona ORA con el fin de excluir de su pago a las personas con movilidad reducida.

El concejal de Hacienda, Fernando Rodríguez, ha informado hoy de este cambio en el seno de la Comisión de Hacienda en la que también ha adelantado que mientras se tramite la modificación de la norma no se sancionará a quienes siendo titulares de la tarjeta europea estacionen en las plazas autorizadas para este fin.

El texto de la ordenanza actual recoge, tras la alegación que hizo el Grupo Municipal Ganemos, que “los vehículos utilizados por personas con discapacidad que tienen reducida su movilidad podrán estacionar en las zonas de estacionamiento limitado, obteniendo un ticket especial que les permitirá estar no sujetos al pago de la tasa, únicamente durante la primera hora de aparcamiento”.

Unas puntualizaciones. Desconozco en qué manera se ha producido esta marcha atrás y de quien ha nacido la propuesta. Pero la impresión que me da es que a río revuelto, ganancia de pescadores. Quienes han permanecido callados en la polémica de estos días atrás, dan un salto sobre el resto y se apuntan ante la opinión pública el tanto. Ya leí comentarios en este sentido que ahora se confirman. Quien da el último, da dos veces.

Decir también que bien está lo que bien acaba. Pero nunca habría que haber llegado a esta situación. Llevo más de dos años diciendo que esta ciudad necesita un plan de accesibilidad redactado desde abajo. Es decir, desde los habitantes de esta ciudad que son los que necesitan de la accesibilidad en su vida diaria en mayor o menor grado. Si este plan hubiera existido a estas alturas, habría contemplado sin duda el problema del aparcamiento. Estamos a diez meses del 4 de diciembre y esta ciudad no va a llegar con los deberes hechos. Como en tantas ocasiones, llegamos siempre tarde a tomar el tren. Y ahora no se puede culpar a otros. Lástima.

Tarjeta_de_estacionamiento_para_personas_con_discapacidad

Alumnos de la UPSA estudian la accesibilidad de los parques salmantinos

Recientemente las alumnas de la UPSA  María Diego Sánchez y Celia Castaño Sáez, dirigidas por Raimundo Castaño-Calle, Salvador Pérez Muñoz y José María Fuentes Blanco presentaron el proyecto de Innovación Ciudadana titulado “Parques infantiles biosaludables e inclusivos en la ciudad de Salamanca”.

Su finalidad era “tratar de llevar a cabo una valoración, según criterios objetivos, de seis parques infantiles que existen en la actualidad en la ciudad de Salamanca. Un vez evaluados se determinará el mejor para que sea objeto de un rediseño con el objetivo de que resulte un parque infantil inclusivo y biosaludable referente, no sólo en la ciudad de Salamanca, sino referente en Castilla y León”.

Se puede encontrar una referencia a esta presentación en el siguiente enlace al periódico Tribuna de Salamanca.

A pesar de que el trabajo es público y accesible desde internet, me ha sido difícil acceder a él. Dejo un enlace al mismo picando en la imagen.portada

No voy a valorar dicho trabajo ni sus optimistas conclusiones con las que no estoy en nada de acuerdo. Simplemente dejos dos enlaces. Uno hace referencia a la inauguración en esos mismos días de un parque infantil inclusivo en la ciudad de Córdoba y la entrada de este mismo blog con el título Parques infantiles accesibles (2). Con la lectura de los mismos queda clara mi opinión.

Y otro apunte más. ¿Algún parque de Salamanca se acerca a este Parque de las Familias en Almería? Un diseño inclusivo no admite parches.

Un paso atrás en el aparcamiento para PMR

Tarjeta_de_estacionamiento_para_personas_con_discapacidad

Hace unos meses, ante una consulta hecha por mí al Ayuntamiento de Salamanca sobre diferentes aspectos relacionados con el estacionamiento de vehículos de Personas de Movilidad Reducida, el Primer Teniente de Alcalde, D.Carlos Manuel García Carbayo me contestaba aclarando dichas cuestiones.

Una de ellas hacía referencia  al estacionamiento de estos vehículos en la zona azul. Su contestación decía claramente que el Ayuntamiento de Salamanca permitía aparcar gratuitamente a estos vehículos en la citada zona.

Pues bien. Para una de las pocas cosas que en esta ciudad se hacen bien para favorecer la movilidad de las PMR, vamos y nos la cargamos. Por partes.

Según aparece en la noticia publicada en el diario Tribuna de Salamanca el 9 de noviembre, y cito textualmente, “La propuesta es introducir una disposición en la ordenanza reguladora de la ORA que permita estacionar a las personas con movilidad reducida, sin coste, pero durante un tiempo limitado (máximo una hora) y para el caso de que estén ocupadas las plazas reservadas para estas personas. Esto supone que los vehículos con tarjeta de minusválido (por cierto: el periódico debería cuidar su lenguaje) tendrán que pagar si van a estacionar en zona azul más allá de una hora, y sólo podrán disponer de esos primeros 60 minutos gratis si no hay sitio en alguna de las más de 700 plazas reservadas para minusválidos que hay en toda la ciudad.

El cambio se ha propiciado por la propuesta del grupo municipal Ganemos, y ha sido aceptada por el grupo popular, que busca regularizar este vacío legal con respecto al pago de la zona azul. Obligará a los titulares de estas tarjetas a pagar la zona azul, cosa que hasta ahora no hacían. Según explican desde el grupo municipal del que ha partido la iniciativa, es una solicitud hecha por afectados ya que ahora mismo dependen de la buena voluntad de la empresa adjudicataria para que se les cobre. El grupo municipal indica que no es su voluntad que los vehículos de personas de movilidad reducida tengan que pagar, sino que deje de estar sin regulación”.

Se califica la situación actual que nos permitía aparcar en estas zonas como de limbo y de falta de regulación. La respuesta dada por el Primer Teniente de Alcalde no me permite sacar esta conclusión. Pero admitiendo que sea cierto, ¿no podría haberse modificado la Ordenanza para que dicha situación dejara de estar en ese limbo y poder seguir aparcando en esas zonas?

Está claro que no entendemos o no queremos entender nada. Las PMR son personas con dificultades en sus desplazamientos que necesitan, para poder tener una mayor autonomía y gozar de una calidad de vida acorde a su condición de personas y ciudadanos, de lugares para aparcar sus vehículos lo más cercanos a sus lugares de residencia, de trabajo, de ocio o a sus centros de salud, por ejemplo. La diferencia entre disponer o no de esas plazas supone no poder realizar esas actividades normales para cualquier persona que pueda desplazarse con la facilidad que no tenemos nosotros.

No lo entiendo. Las PMR tenemos graves problemas de aparcamiento en nuestra ciudad por diferentes motivos pero esas no se atacan ni hay visos de que se les vaya a dar una solución. Enumeraré algunos:

  • Tarjetas falsas en circulación.
  • Tarjetas caducadas en circulación
  • Tarjetas que utilizan indiscriminadamente familiares o amigos del titular de las mismas.
  • Tarjetas otorgadas con demasiada alegría sin comprobar fehacientemente que la persona es realmente una PMR. No toda persona con algún grado de discapacidad es una PMR.
  • Uso y abuso de estas plazas por parte de personas que carecen de dicha tarjeta.
  • Uso de dichas plazas como zonas de descarga. Ya sabemos eso tan manido de son cinco minutos.

Pero lo único que se le ocurre a nuestros gobernantes es romper por el eslabón más débil. Personalmente me entristece sobremanera que dicha iniciativa haya partido de Ganemos Salamanca (según aparece en dicha noticia). Se dice que la petición ha partido de afectados (sin especificar) que dependen de la buena voluntad de la empresa adjudicataria cuando ha quedado demostrado más arriba que esto no es cierto.

Y mientras tanto seguimos sin un Plan de Accesibilidad que se retrasa ya más de un año y medio desde que se aprobó su redacción en julio de 2015 y que hubiera evitado este desaguisado.

Esta modificación en la Ordenanza ha quedado aprobada en el pleno del día 11 de noviembre de 2016 según aparece en la siguiente noticia.

Otra aberración urbanística en nombre de la accesibilidad

Vista aérea actual de la Plaza de los Bandos

Vista aérea actual de la Plaza de los Bandos

En estos días pasados el Alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, ha presentado el proyecto de remodelación de la Plaza de los Bandos. La prensa ha recogido la noticia con titulares como “Los Bandos será completamente accesible, el doble de grande y con más zonas verdes“.

En resumen dicho proyecto de resume en un aumento de la superficie de la plaza integrando en la misma el espacio ocupado por las calles adyacentes, un “aumento” de las zonas verdes que implica la sustitución del arbolado actual por otro de menor porte y la accesibilidad del espacio dejando una plataforma única en todo el espacio de la misma.

Posiblemente la mejor crítica a este proyecto se pueda condensar en este artículo publicado en Tribuna de Salamanca bajo el titular “Los Bandos, ¿otra plaza ‘dura’ para el centro histórico?“.

Como curiosidad, por llamarlo de alguna manera, reseñar que hace escasamente poco más de un mes, el 6 de septiembre, el grupo municipal de Ciudadanos presentó una moción en el Pleno del Ayuntamiento y que fue aprobada por todos los grupos municipales instando a la remodelación integral de este espacio. Curioso, como digo, que al poco tiempo aparezca este proyecto cosa que no ha sucedido con Plan de accesibilidad cuya redacción de aprobó en julio de 2015 y del que nunca más se supo. ¿Casualidad?

Está visto que nuestro Ayuntamiento sigue pensando que la accesibilidad consiste simplemente en rebajar bordillos, enlosar nuestra ciudad de granito y dejar el espacio urbano convertido en un lugar duro, inhóspito y agresivo, sin zonas verdes, poco agradable para el paseo y la estancia y susceptible, como ya está ocurriendo con la plaga de terrazas, de ser ocupado por ferias y otros eventos como la feria de día (De este modo, se amplía también la zona central destinada a la celebración de eventos y ferias. En concreto, esta superficie pasará de los 721,90 metros cuadrados actuales con desniveles a un espacio único sin barreras con 1.160 metros cuadrados, es decir un aumento del 61%). Ya está bien, Sr. Alcalde de vender su triste proyecto de ciudad, porque yo no dudo que lo tiene a pesar de que no lo parezca, tratando de hacer creer a la ciudadanía que con ello mejoramos la accesibilidad. Desde el momento en que no existe un Plan de accesibilidad y una ordenanza moderna que contemple todos sus aspectos, cualquier “mejora” queda descafeinada e incompleta, amén de que para mejorar simplemente la accesibilidad física del entorno ni es necesaria semejante inversión ni el destrozo de este espacio.

Espero que el anuncio de ese  proceso de diálogo anunciado con técnicos, grupos políticos y sociales se concrete y realmente conduzca a la modificación del proyecto por el bien de la ciudad y de sus ciudadanos.

Proyecto de remodelación de la Plaza de los Bandos

Proyecto de remodelación de la Plaza de los Bandos

Imagen actual de la Plaza de los Bandos

Imagen actual de la Plaza de los Bandos

Fuente:

Ciudades amigables con las personas mayores II. Una demanda universal.

Con el fin de entender las características de una ciudad amigable con los mayores, la OMS solicitó a personas mayores que participaron de grupos focales, que describieran las ventajas y barreras que experimentaban en ocho áreas de la vida urbana.

Participaron ciudades en todas las regiones de la OMS. Un total de 35 ciudades de todos los continentes participaron en el proyecto de la OMS que llevó al desarrollo de esta Guía, Ciudades Globales Amigables con los Mayores: Una Guía, y 33 de estas ciudades participaron en investigación mediante grupo focales gracias a la colaboración de funcionarios de gobierno y grupos no gubernamentales y académicos.1 Estas ciudades representan una amplia gama de países desarrollados y en desarrollo. Reflejan la diversidad de los entornos urbanos contemporáneos, incluyendo a seis de las actuales megaciudades con más de 10 millones de habitantes (Ciudad de México, Moscú, Nueva Delhi, Río de Janeiro, Shanghai y Tokio), y “cuasi megaciudades” como Estambul, Londres y Nueva York, así como también capitales nacionales, centros regionales y pequeñas ciudades.

Con los testimonios recogidos en estos grupos se elaboraron las listas de control que luego las ciudades que se van a incorporar a la red van a utilizar para valorar sus espacios, edificios, servicios, transportes, etc…

ciudades amigables

No he querido hacer un resumen al uso de esta guía, que me ha parecido muy interesante, sino que simplemente, de manera muy poco académica, he extraído una serie de testimonios de distintas personas mayores referentes a distintos aspectos citados en la guía pero que, estoy seguro, os van a resultar muy familiares. Tened en cuenta que, aunque pertenecen a un  colectivo muy determinado, es un grupo muy necesitado de la accesibilidad por lo que pueden ser aplicables perfectamente a otros. ¿O no?

“Te levantas de la cama a las cuatro de la mañana en lugar de a las seis porque hay demasiado ruido afuera.” Persona mayor, Estambul

“Hay muy pocas áreas para sentarse… uno se cansa y necesita sentarse.” Persona mayor, Melville

“Yo me caí debido a una acera en mal estado. Me quebré el hombro”. Persona mayor, Dundalk

“Los semáforos en los cruces peatonales han sido diseñados para corredores olímpicos.” Persona mayor, Halifax

“… existen cruces peatonales, pero los conductores de vehículos no respetan a los peatones. Te ven cruzando y se frenan al lado tuyo. Si no tienes un corazón fuerte, te mueres de un infarto.” Persona mayor, Jamaica

“Yo sólo voy al centro cuando tengo que hacer algún trámite específico. Voy, termino lo que tengo que hacer, y vuelvo directamente a mi casa. ¿Por qué querría caminar por la ciudad? No soy una persona joven.” Persona mayor, Nairobi

“Para muchas de las personas mayores, sus vidas dependen del sistema de transporte disponible.” Proveedor de servicio, Dundalk

“Puedo subir al colectivo, pero el instante que el conductor arranca, el colectivo se sacude y yo termino en el piso.” Persona mayor, Saanich

“Proveen estacionamiento para discapacitados que son ignorados por completo”. Persona mayor, Londres

“Ellos [las personas mayores con discapacidad] tienen dificultades para adaptarse, ya que no hay asientos adecuados, ni inodoros, etc. Para muchos de ellos, su recreación consiste en charlar con sus amigos o familiares por teléfono o visitas ocasionales”. Cuidador, Nueva Delhi

“Creo que el punto débil está en el grado de información sobre las opciones disponibles.” Proveedor de servicios, Saanich

“Ojalá hubiera una manera para fomentar más actividades comunitarias multiculturales en los vecindarios con una población diversa.” Persona mayor, Portland

“Te miran como si ya te pasaste de la fecha de vencimiento y no te quieren atender”. Persona mayor, Melville

“Algunas personas mayores van de una oficina a la otra sin obtener la información que buscan, porquen nadie se toma el tiempo y la cortesía para escucharlos”. Proveedor de servicio, Mayaguez

“Hay mucha información disponible, pero es complicado encontrar la información necesaria”. Cuidador, Moscú

“Ayer recibí una carta. Al parecer, están queriendo verificar qué tipo de prestaciones recibimos. Hay que leerla como cuatro veces para entender lo que dice.” Persona mayor, Londres

“Escriban en forma sencilla, con letra grande”. Proveedor de servicios, Ciudad de México

Fuente: Ciudades amigables y Ciudades Globales Amigables con los Mayores: Una Guía

 

Esos oscuros objetos de deseo (por inaccesibles)

Le Garage MCC. Tres "preciosos" escalones nos reciben a la entrada

Le Garage MCC. Tres “preciosos” escalones nos reciben a la entrada

Ese oscuro objeto del deseo, película de Luis Buñuel, cuenta la historia de Mathieu, que durante un viaje en tren, cuenta a sus compañeros de vagón la historia de sus infortunios amorosos con la bailarina Conchita. A partir de su primer encuentro, Conchita juega con la obsesión de Mathieu, haciéndolo pasar del deseo a la frustración y del amor al odio más furibundo.

Parafraseando esa película, hace un tiempo que decidí nombrar de esa manera todo aquello que la sociedad en la que vivo ofrece, que ardo en deseos de disfrutar y que me producen, si no odio, sí una gran frustración. Y no me refiero a objetos o personas, por supuesto.

Vivo en un barrio de Salamanca, el del Oeste, en el cual una Galería Urbana ha transformado desde hace tres años la vida del barrio en muchos aspectos. Entre ellos el cultural. Nuevos espacios culturales, locales de ocio y otras actividades varias han surgido al albur de esa galería que os animo a visitar. Incluso desde la silla de ruedas. Incómoda gracias a sus calles de aceras estrechas, mal pavimentadas, con bordillos mal rebajados que hacen que haya que circular en algunas ocasiones por la calzada, pero visitable.

Dimitry

Paisaje con agujero al Oeste. Obra de El Dimitry en la Avda. de Italia

Pero hasta ahí. No pretendáis acceder al resto de la oferta cultural que el barrio ofrece. Exposiciones, conferencias, presentaciones de libros, conciertos, etc… se antojan objetos del deseo que desfilan ante tus ojos y que se escapan sin poder disfrutar de ellos. No voy a nombrar a ninguno de estos locales aunque en las fotografías aparezca alguno. Y lo mismo sirve para la excelente oferta hostelera de la cual doy fe en la mínima parte de locales a los que puede acceder una silla de ruedas. Triste imagen y amarga decepción para los potenciales turistas y para una ciudad que presume de turismo accesible.

Y una de las cosas que más me molesta es que la mayoría de estos locales que se han abierto o restaurado en estos tres últimos años no han hecho las necesarias adaptaciones que faciliten la accesibilidad al interior. He de reconocer que me he perdido entre la maraña de ordenanzas municipales, decretos, leyes, etc… buscando explicaciones que permitan semejantes desatinos. Hablando con algunos nuevos propietarios de estos locales me comentan que, si el local es antiguo, no están obligados a realizar estas reformas. Quiero pensar que esto es así cuando el Ayuntamiento de Salamanca permite sistemáticamente la apertura de estos nuevos negocios en locales antiguos en semejantes condiciones. Si no vamos solucionando ésto a medida que los locales van cambiando de negocio y se van reformando, ésto tiene pinta de ser el cuento de nunca acabar.

salchichería

La Salchichería. Plaza del Oeste

Y éstos oscuros objetos de deseo de reparten por el resto de zonas de la ciudad. Exposiciones frustradas por la inaccesibilidad de la sala de exposiciones, conciertos a los que no se puede asistir por la inaccesibilidad de los locales, películas que no se pueden disfrutar a riesgo de dejar el cuello en la primera fila de la sala, presentaciones de libros en librerías inaccesibles, visitas a monumentos que no se pueden realizar, nuevos espacios culturales en edificios imposibles de adaptar y un largo etcétera.

la-malhablada

La Malhablada. Microteatro, exposiciones, conciertos,… Fotografía de Triadvisor.

Garcigrande

Sala de exposiciones Palacio de Garcigrande. Propiedad de EspañaDuero. Dos niveles inaccesibles. Fotografía de agustinpalomo.blogspot.com

Me entristece que se deje a la conciencia de los propietarios de los negocios y espacios culturales la adaptación o no de los mismos. La fecha del 4 de diciembre de 2017 se acerca y en esta ciudad tenemos todos los deberes sin hacer

Movilidad Sostenible

Este artículo ha sido escrito por ©Elena Martín y publicado originalmente en el blog Intentos el 22 de noviembre de 2015. Se reproduce íntegramente con el permiso de la autora.
 DIVERSIDADARAHAL
Empezaré por aclarar unos conceptos indispensables: la discapacidad al igual que la diversidad son construcciones sociales nacidas bajo dos concepciones distintas del ser humano.La primera nace de la visión médica que dicta un canon, una norma que establece quécaracterísticas y cualidades tiene que tener lo considerado como humano y lo que no se considera como tal. Aquí empieza la cura, la rehabilitación, y el “supérate si quieres entrar en el sistema: educativo, social, político, … Consíguelo o no pasas ni por la puerta”. Bajo esa “normalidad segregadora” se construye el modelo de ciudad actual, una ciudad excluyente, competitiva e individualista.
 El concepto diversidad se basa en que el ser humano en sí mismo es “no normativo”, todos somos iguales en derechos y en dignidad. Cada persona tiene cualidades diferentes y la naturaleza nos hace así para que entendamos que somos seres colaborativos, cooperantes e interdependientes, por tanto nuestros entornos deben construirse bajo ese prisma multidireccional, hay que diseñar para todos.
La Accesibilidad Universal nace como – medida de parche – a lo ya construido hasta ahora bajo la concepción médica de ser humano, y como parche  está bien, es tolerable, aceptable. Lo que ya no es aceptable bajo ningún concepto es que lo nuevo siga bajo ese mismo pensamiento. Hay que construir desde el minuto uno con el concepto de Diseño para todos, por varios motivos. Primero porque es de ley, nos obliga la Constitución, la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y la Declaración de los DD.HH. Y segundo porque es de sentido común hacer las cosas bien desde el principio. Sólo hay que tener en cuenta nuestras fases de vida y con quienes convivimos, y finalmente porque es más barato para las arcas públicas.
Una vez que se tienen claros estos conceptos, la clave para crear una movilidad sostenible es primero dejar de pensar con el patrón del crecimiento desmedido como se ha estado haciendo hasta ahora. Hay que pensar en “desarrollo”.
Nuestros pueblos y nuestras ciudades se han dedicado a crecer gracias a unas políticas relacionadas con los lobbies de la construcción – recalificaciones de suelo, construcción de viviendas, carreteras y mega servicios de transportes – sin más sentido que generar dinero, sin la creación de infraestructuras y servicios que garanticen ni el bienestar ni la movilidad de la ciudadanía, entendiendo esta como libertad y derecho y, como queda recogido en nuestras leyes y diferentes tratados internacionales firmados y ratificados por el Estado.
Este crecimiento urbano sin sentido ha convertido a las viviendas y barrios en muchos casos en una trampa, en otros como simples dormitorios y para otros en una “cárcel” por la falta de accesibilidad y de diseño para todos, tanto en edificios de viviendas como de usos públicos, sean estos de la administración, educativos o de ocio: parques, restaurantes y comercios; como en los servicios de transportes públicos colectivos (autobuses, trenes de cercanías, metro, etc..) o de tipo individual, como los taxis.
Tenemos que tener clara la idea de que cuando se hace un edificio que presta un servicio público como puede ser un ayuntamiento o un colegio sin ascensor, sin rampa, sin suelos con texturas diferentes que determinen las distintas zonas o no se pongan señales comunicativas para las personas con diferente funcionamiento cognitivo, no sólo se está impidiendo la entrada a determinada población es que estamos vulnerando varios de sus derechos, no sólo el de desplazarse libremente sino también su derecho a la comunicación, a la educación y al trabajo porque no sólo impide la entrada a niñas y niños, a personas que funcionan diferente, también a los trabajadores o a los aspirantes a ese puesto. Es más fácil diseñar pensando en que pueda ser usado por todos y para todos desde un principio que  buscar más tarde soluciones, que normalmente no son del todo satisfactorias.
Los derechos suponen la dignidad de las personas y es obligación política hacer realidad, eso que hay plasmado en negro sobre blanco en tantas ordenes, leyes y tratados, salvaguardando con eso, la dignidad de todos.
Esto deja en claro la ecuación “Sostenible, implica Accesibilidad Universal y Diseño para todos”. No hay movilidad sostenible sin estas, y esto sólo es posible si pensamos en clave de“diversidad” tanto humana como de los contextos en los que nos movemos. O se pone al ser humano en el centro de toda estructura urbana y de toda política que le circunda o no va a ser sostenible por mucho ahorro energético que busquemos ni por muchos carriles bici que hagamos.
Tenemos la situación de una población cada vez más envejecida. Son cada vez más los que no pueden cruzar las calles aún con semáforos (por el escaso tiempo que se da para los cruces) o pasear por ellas, a causa de las barreras arquitectónicas en mitad o al final del cruce, el exceso de tráfico y el estrés que este produce, dificultando la movilidad peatonal. Esta misma inseguridad es la que provoca la falta de niños y niñas en la calle. Les estamos quitando autonomía y viven como seguridad, lo que en realidad es el miedo de sus progenitores provocado por tanto caos.
Es indispensable priorizar al peatón sobre cualquier otro tipo de movilidad, simplemente porque es nuestro estado natural – todos somos peatones -, conductores sólo son unos pocos en una determinada etapa de vida y unas determinadas horas del día. Hay que apostar por el caminar, la bici y el transporte público accesible (tanto el vehículo como la zona de recogida de pasajeros), teniendo en cuenta no sólo a las personas con movilidad reducida. Hay que contar con las señales acústicas para personas con ceguera, visuales para personas con sordera, señales en comunicación aumentativa y de lectura fácil para personas con diversidad cognitiva y con sistema braille para personas con sordo-ceguera.
Así mismo, debemos pensar en ir eliminando el sistema de cupo para taxis e ir convirtiendo poco a poco todos estos vehículos en accesibles. El cupo además de no ser solución está favoreciendo el mito de que la accesibilidad es una medida graciable y de buena voluntad cuando en realidad estamos hablando de un derecho. Mientras que el taxi accesible sirve para todos, el “no accesible” sólo sirve para una parte de la ciudadanía por lo que no es solución por falta de disponibilidad a la hora de hacer una vida independiente ni es rentable para los taxistas.
Volviendo al tema del caminar, insisto, es prioritario el peatón. Sobre él tiene que girar todo y los peatones suponemos diversidad. Lo que se vaya crear tanto edificio como mobiliario urbano tiene que hacerse bajo la premisa del diseño para todos.
Y como la base de todo, es la educación, la mejor forma de iniciar este aprendizaje es desde la etapa infantil. Es importantísimo el fomento de – los caminos escolares porque da a los pequeños autonomía y con ella, autoestima, tan necesaria para ser una persona responsable de sí misma, así como de su tiempo y espacio. A la vez que crea conciencia de comunidad porque dejan de ser los hijos e hijas de.. para convertirse en los hijos e hijas de todos, creando inclusión social. La infancia está excluida de la estructura social y política en nuestro país. Se piensa por y para ellos, sin contar con ellos cuando lo que en realidad necesitan es espacio para investigar, para marcarse retos, encontrarse con dificultades y buscar soluciones por sí mismos. Necesitan la calle y las plazas.
Una ciudad, pueblo, aldea o barrio no diseñado para todos es un entorno hostil que no piensa ni en lo que hemos sido, ni en lo que seremos, ni en quienes nos acompañan en el vivir.