Alumnos de la UPSA estudian la accesibilidad de los parques salmantinos

Recientemente las alumnas de la UPSA  María Diego Sánchez y Celia Castaño Sáez, dirigidas por Raimundo Castaño-Calle, Salvador Pérez Muñoz y José María Fuentes Blanco presentaron el proyecto de Innovación Ciudadana titulado “Parques infantiles biosaludables e inclusivos en la ciudad de Salamanca”.

Su finalidad era “tratar de llevar a cabo una valoración, según criterios objetivos, de seis parques infantiles que existen en la actualidad en la ciudad de Salamanca. Un vez evaluados se determinará el mejor para que sea objeto de un rediseño con el objetivo de que resulte un parque infantil inclusivo y biosaludable referente, no sólo en la ciudad de Salamanca, sino referente en Castilla y León”.

Se puede encontrar una referencia a esta presentación en el siguiente enlace al periódico Tribuna de Salamanca.

A pesar de que el trabajo es público y accesible desde internet, me ha sido difícil acceder a él. Dejo un enlace al mismo picando en la imagen.portada

No voy a valorar dicho trabajo ni sus optimistas conclusiones con las que no estoy en nada de acuerdo. Simplemente dejos dos enlaces. Uno hace referencia a la inauguración en esos mismos días de un parque infantil inclusivo en la ciudad de Córdoba y la entrada de este mismo blog con el título Parques infantiles accesibles (2). Con la lectura de los mismos queda clara mi opinión.

Y otro apunte más. ¿Algún parque de Salamanca se acerca a este Parque de las Familias en Almería? Un diseño inclusivo no admite parches.

Advertisements

Manuales de turismo accesible

Partiendo de que la accesibilidad a todas las instalaciones, productos y servicios turísticos debería ser un componente esencial de cualquier política de turismo responsable y sostenible, la Organización Mundial del Turismo, OMT, la Fundación ONCE, la Red Europea de Turismo Accesible (ENAT) y la Fundación ACS han elaborado cinco manuales sobre turismo accesible para todos que sirvan a los agentes turísticos, tanto públicos como privados a mejorar la accesibilidad de los destinos, instalaciones y servicios turísticos de todo el mundo.

Estos cinco manuales son:

  • TURISMO ACCESIBLE: DEFINICIÓN Y CONCEPTOS. Este primer manual establece primeramente quiénes son los beneficiarios directos del turismo accesible aparte de las personas con alguna discapacidad. En este sentido engloba también entre ellos a las personas mayores Seguidamente realiza unas previsiones sobre el aumento de población en estos segmentos. En capítulos siguientes enumera las principales barreras, tanto del entorno como sociales, que dificultan la expansión de este turismo para terminar dándole la característica de oportunidad de negocio debido a sus beneficios y su potencial.
  • CADENA DE ACCESIBILIDAD Y RECOMENDACIONES. Este segundo manual, más técnico, parte del concepto de la cadena de accesibilidad. Para que el turismo sea accesible debe serlo desde el primer paso (que podría ser el de la planificación) hasta e disfrute de todos los entornos y servicios del destino. En este sentido marca como deberían estar diseñados todos los elementos que forman parte de esta cadena, desde las páginas web hasta los entornos físicos, de transporte, organizativos y de presentación de la información.
  • PRINCIPALES ÁREAS DE INTERVENCIÓN. El tercer manual establece las cinco grandes áreas necesarias en las que hay que incidir a la hora de implementar políticas eficaces para favorecer el turismo accesible. Estas serían:
  1. La legislación, destacando la necesidad de su existencia en materia de igualdad de derechos.
  2. La investigación, como punto de partida para conocer la repercusión del Turismo Accesible.
  3. La sensibilización y formación, en planes de educación formal y profesional.
  4. La promoción de la oferta a través de estrategias de marketing.
  5. La gestión como elemento aplicable para todos los sectores turísticos para que resulte una práctica mantenida en el tiempo.
  • INDICADORES PARA EL ESTUDIO DE LA ACCESIBILIDAD EN EL TURISMO. Partiendo de nuevo de la necesidad de respetar la cadena de accesibilidad, en este manual se establecen una serie de indicadores que pueden servir a las organizaciones nacionales de turismo a evaluar la evolución de la accesibilidad en los destinos turísticos.
  • BUENAS PRÁCTICAS DE TURISMO ACCESIBLE. Presenta distintos casos de buenas prácticas en todo el mundo relacionadas con los distintos pasos a tener en cuenta en la cadena de accesibilidad del turismo accesible: promoción, investigación, agencias de viaje, transporte, alojamiento, formación, destino, información turística y actividades.

Fuente: Organización Mundial del Turismo

Espacio reservado para las sillas de ruedas en los conciertos de Ferias en la Plaza Mayor

Las personas con movilidad reducida dispondrán de un espacio reservado y accesible para poder asistir a los conciertos de Ferias y Fiestas en la Plaza Mayor. Así se ha confirmado esta mañana en la comisión municipal de Policía, donde Ganemos había llevado esta propuesta.

luciano1

La propuesta fue lanzada por el grupo municipal de Ganemos Salamanca en el mes de junio, cuando solicitó esta comisión que se habilitara un espacio en la plaza Mayor  para personas con movilidad reducida, con le objeto de  que pudieran ver las actuaciones musicales y demás actos de las fiestas.

La decisión se ha confirmado en la comisión de este miércoles, cuando el grupo ha pedido información sobre esta cuestión planteada en junio. “Nos alegra conocer que el Ayuntamiento va a habilitar una zona señalizada, segura y accesible, para que las personas con silla de ruedas y movilidad reducida puedan disfrutar también de las fiestas”, aseguran en una nota de prensa.

Fuente: www.tribunadesalamanca.com

Esos oscuros objetos de deseo (por inaccesibles)

Le Garage MCC. Tres "preciosos" escalones nos reciben a la entrada

Le Garage MCC. Tres “preciosos” escalones nos reciben a la entrada

Ese oscuro objeto del deseo, película de Luis Buñuel, cuenta la historia de Mathieu, que durante un viaje en tren, cuenta a sus compañeros de vagón la historia de sus infortunios amorosos con la bailarina Conchita. A partir de su primer encuentro, Conchita juega con la obsesión de Mathieu, haciéndolo pasar del deseo a la frustración y del amor al odio más furibundo.

Parafraseando esa película, hace un tiempo que decidí nombrar de esa manera todo aquello que la sociedad en la que vivo ofrece, que ardo en deseos de disfrutar y que me producen, si no odio, sí una gran frustración. Y no me refiero a objetos o personas, por supuesto.

Vivo en un barrio de Salamanca, el del Oeste, en el cual una Galería Urbana ha transformado desde hace tres años la vida del barrio en muchos aspectos. Entre ellos el cultural. Nuevos espacios culturales, locales de ocio y otras actividades varias han surgido al albur de esa galería que os animo a visitar. Incluso desde la silla de ruedas. Incómoda gracias a sus calles de aceras estrechas, mal pavimentadas, con bordillos mal rebajados que hacen que haya que circular en algunas ocasiones por la calzada, pero visitable.

Dimitry

Paisaje con agujero al Oeste. Obra de El Dimitry en la Avda. de Italia

Pero hasta ahí. No pretendáis acceder al resto de la oferta cultural que el barrio ofrece. Exposiciones, conferencias, presentaciones de libros, conciertos, etc… se antojan objetos del deseo que desfilan ante tus ojos y que se escapan sin poder disfrutar de ellos. No voy a nombrar a ninguno de estos locales aunque en las fotografías aparezca alguno. Y lo mismo sirve para la excelente oferta hostelera de la cual doy fe en la mínima parte de locales a los que puede acceder una silla de ruedas. Triste imagen y amarga decepción para los potenciales turistas y para una ciudad que presume de turismo accesible.

Y una de las cosas que más me molesta es que la mayoría de estos locales que se han abierto o restaurado en estos tres últimos años no han hecho las necesarias adaptaciones que faciliten la accesibilidad al interior. He de reconocer que me he perdido entre la maraña de ordenanzas municipales, decretos, leyes, etc… buscando explicaciones que permitan semejantes desatinos. Hablando con algunos nuevos propietarios de estos locales me comentan que, si el local es antiguo, no están obligados a realizar estas reformas. Quiero pensar que esto es así cuando el Ayuntamiento de Salamanca permite sistemáticamente la apertura de estos nuevos negocios en locales antiguos en semejantes condiciones. Si no vamos solucionando ésto a medida que los locales van cambiando de negocio y se van reformando, ésto tiene pinta de ser el cuento de nunca acabar.

salchichería

La Salchichería. Plaza del Oeste

Y éstos oscuros objetos de deseo de reparten por el resto de zonas de la ciudad. Exposiciones frustradas por la inaccesibilidad de la sala de exposiciones, conciertos a los que no se puede asistir por la inaccesibilidad de los locales, películas que no se pueden disfrutar a riesgo de dejar el cuello en la primera fila de la sala, presentaciones de libros en librerías inaccesibles, visitas a monumentos que no se pueden realizar, nuevos espacios culturales en edificios imposibles de adaptar y un largo etcétera.

la-malhablada

La Malhablada. Microteatro, exposiciones, conciertos,… Fotografía de Triadvisor.

Garcigrande

Sala de exposiciones Palacio de Garcigrande. Propiedad de EspañaDuero. Dos niveles inaccesibles. Fotografía de agustinpalomo.blogspot.com

Me entristece que se deje a la conciencia de los propietarios de los negocios y espacios culturales la adaptación o no de los mismos. La fecha del 4 de diciembre de 2017 se acerca y en esta ciudad tenemos todos los deberes sin hacer

Ésto es lo que hay en el Hospital Universitario de Salamanca

“Esto es lo que hay y no hay más”. Esta es la lamentable respuesta dada  en estos días por parte de responsables del Hospital Universitario de Salamanca al padre y tutor legal de una paciente, ingresada en dicho hospital con una discapacidad física y psíquica del 97% y movilidad reducida, al demandar algo tan sencillo como accesibilidad en las habitaciones y cuartos de baño que le permitan una estancia en igualdad de condiciones al resto de pacientes. Recordemos que estamos en el año 2016 por si acaso alguien lo ha olvidado.

Hace unos días reprodujimos en este blog un reportaje publicado en el periódico Tribuna de Salamanca en el que Maribel Campo, entre otras cosas Concejala socialista del Ayuntamiento de Salamanca, denunciaba las deplorables condiciones de accesibilidad para llegar al Hospital Universitario derivadas de las eternas obras que sufre desde hace varios años.

Pero, ¿qué ocurre cuando una persona con movilidad reducida accede al interior del Hospital ya sea para una consulta o para ser ingresado? Retrocedamos un tiempo hasta el año 2009.

En aquel año un paciente ingresado en dicho hospital sufrió la misma situación a la que nos hemos referido anteriormente. Dicha persona interpuso una reclamación ante la Oficina de Atención al Paciente y una denuncia ante el Procurador del Común de Castilla  y León. Dicha denuncia fue admitida e investigada por dicha institución. De esta manera, en el año 2010, el Procurador del Común da por resuelta dicha denuncia después de la investigación emprendida y de la respuesta obtenida por parte de la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León, la cual dice lo siguiente:

(..)

La plena adaptación a la normativa sobre accesibilidad y supresión de barreras de todas las habitaciones destinadas a hospitalización del Hospital Clínico solo se producirá una vez hayan finalizado las obras en dicha zona así como en los servicios centrales médicos y se realice el montaje del equipamiento, lo que tendrá lugar una vez culmine la segunda fase de la ampliación y reforma general del Complejo, que actualmente se encuentran en ejecución, previsiblemente en dos años.

No obstante lo anterior, ya se han iniciado las actuaciones necesarias para que los aseos de aquellas habitaciones que se determinen y ya existentes en el Hospital Clínico se adapten a dicha normativa. Dicha adaptación consistirá en incrementar el tamaño de los mismos, implementar el lavabo, inodoro, suelo antideslizante, pulsador o cadena para emergencias, puerta corredera escamoteable e indicador de emergencia exterior (acústico y luminoso); la ducha se incorporara próxima al sumidero y al asidero lateral, y la puerta  dispondrá de burlete para evitar salidas de agua. No hay que olvidar que dichas obras están destinadas a solucionar de forma temporal la situación.

(..)

A principios del año 2015 esta misma persona tuvo que volver a ser ingresada en el mismo Hospital y solicitó poder acceder a alguna de las habitaciones con servicio adaptado que, según se  aseguraba en la anterior respuesta, habían sido dispuestas en el Hospital. Cual no fue su sorpresa al volver a recibir como respuesta  que desconocían por completo la existencia de dichas habitaciones ante lo que volvió a interponer denuncia al Procurador del Común que fue admitida y resuelta con la siguiente respuesta.

Siendo objeto de la presente reclamación la existencia de barreras arquitectónicas en el Hospital Clínico de Salamanca que impiden la adecuada estancia de las personas con  discapacidad, se han llevado a cabo por esta Procuraduría las gestiones de información oportunas con la Consejería de Sanidad en relación con la demora de la finalización de las obras de ampliación y reforma general de ese Complejo hospitalario.

Pues bien, como resultado de las mismas han quedado justificadas las diversas dificultades que han obligado a posponer hasta 2018 la conclusión de la totalidad de las obras de adaptación de los bloques de hospitalización y técnico de dicho complejo, momento en el cual se hará realidad la plena adaptación a la normativa sobre accesibilidad de la totalidad del centro. Superadas estas dificultades, según la Administración autonómica, la obra prosigue en 2015 a un ritmo elevado, trabajando la Gerencia Regional de Salud para que la finalización de esta actuación, pese a los condicionantes que han influido en la prolongación de la duración de los trabajos (no inusuales en una obra de esta envergadura), permita poner a disposición de los ciudadanos un centro hospitalario de vanguardia, plenamente adaptado a las necesidades de sus usuarios.

Ahora bien, con independencia de ello, ya se han adaptado los baños de seis habitaciones de la zona de hospitalización para facilitar la accesibilidad de las personas con discapacidad. Estando, pues, en ejecución las obras necesarias para la consecución de la plena adaptación  del centro hospitalario en cuestión, nos vemos en la necesidad de dar por finalizada

Y hoy, abril de 2016, la situación se repite de forma idéntica cambiando únicamente a sus protagonistas. La mentira de 2009 persiste a día de hoy. Siete años en los que ninguna Administración ha sido capaz de ponerse en la piel de estos ciudadanos y dar una solución aunque fuera provisional. 01Ni siquiera se han tenido en cuenta soluciones alternativas propuestas por la familia como un cambio de orientación en el mobiliario que facilitara la movilidad en silla de ruedas (aunque leyendo noticias como ésta no es de extrañar) o las necesidades especiales que los pacientes con movilidad reducida tienen a la hora de ser movilizados para evitar la formación de escaras a falta de material específico para ello.

Se me ocurren muchas valoraciones sobre diferentes aspectos de esta situación: recortes, dislate en la construcción del nuevo hospital de Salamanca, papel del Procurador del Común, deterioro de la sanidad pública, etc… Pero simplemente voy a hacer una muy directa referente a nuestros dirigentes en las distintas administraciones. Se les llena la boca con la palabra personas. Todo lo hacen por las personas. No parece que tengan otra cosa en su pensamiento a la hora de planificar y ejecutar sus decisiones. Pero es mentira. Simplemente les servimos como excusa. Todo lo justifican en nuestro nombre pero todo lo hacen a espaldas nuestras, obedeciendo a otros intereses que no voy a calificar como oscuros o claros. Ya está bien. Algunos no nos creemos sus mentiras y seguiremos denunciándolas.

Definitivamente “esto es lo que hay y no hay más”

Nota: mantengo la privacidad de estas personas a las que me refiero en el artículo pero tengo copia de todos los documentos citados anteriormente.

Salamanca, una ciudad diseñada para empujar al discapacitado

El título de la entrada corresponde literalmente al titular de la noticia que se enlaza. Gracias a Tribuna de Salamanca, aunque el titular hubiera estado mucho mejor si se hubiera escrito persona con discapacidad, persona con movilidad reducida o persona con diversidad funcional, y a Maribel Campo. Y una aclaración: No fue el PSOE el que aprobó un Plan de accesibilidad para Salamanca sino que fue una moción aprobada por unanimidad en el pleno del Ayuntamiento el 31 de julio de 2015 la que instaba a redactar dicho plan.

Pero, y siempre hay un pero, ¿cuándo pasaremos de la denuncia a los hechos? Hace ocho meses que se aprobó redactar un plan de accesibilidad y aquí seguimos. Rebajando bordillos a diestro y siniestro en calles que no llevan a ninguna parte. Con comercios, locales de hostelería, salas de exposiciones, monumentos, trasportes, etc… que siguen siendo inaccesibles. De verdad que la inacción es desesperante

1 2 3 4 5

Fuente:

  • Capturas de pantalla de la noticia publicada en el diario Tribuna de Salamanca con el mismo título

Accesibilidad universal en el espacio público

Accesibilidad universal en el espacio público

MARÍA ROSA MOYA 18.09.2015 | 05:10

Accesibilidad universal en el espacio público

Accesibilidad universal en el espacio público

Una persona con movilidad reducida puede verse acorralada hasta el punto de no poder entrar en su propia casa porque ha cometido el error de ir a comprar el pan.

El espacio público está diseñado y utilizado de forma discriminatoria que, en algunas ocasiones, lleva pareja la situación de exclusión social. Cuando éste no cumple las características propias de la accesibilidad universal deja fuera de su uso y disfrute, en igualdad de condiciones, al colectivo de personas en situación de movilidad reducida (PMR).

Algo tan aparentemente simple como es una barrera arquitectónica puede discriminar a una persona al reducir considerablemente sus posibilidades de acceso a la Educación, en igualdad de condiciones, desde el jardín de infancia hasta la universidad. Incluso, a veces, se presenta una situación de marginalidad legal tan grande que provoca que el niño/a tenga derecho (no siempre cumplido) a que se hagan algunas reformas arquitectónicas en su centro educativo. Pero este derecho, a efectos legislativos españoles, no incluye a los padres, por lo que el niño/a se verá obligado a asistir al colegio que sea accesible para sus padres, salvo que éstos renuncien al derecho/obligación de asistir a reuniones de padres o a fiestas escolares. En cuanto a las otras barreras, las de tipo intelectual, se suplen con adaptaciones curriculares y del material didáctico, así como con la dotación de los recursos humanos necesarios al centro educativo.

El acceso a la Sanidad tampoco es igual para todos y depende, en gran medida, de la movilidad del paciente. Un ejemplo sencillo: un recurso tan público e imprescindible como es una ambulancia no transporta la silla de ruedas del propio paciente, cuando ésta debe ser considerada como sus piernas. Todo ello, por no hablar de las veces en las que no se puede acceder a la consulta de un médico o al baño de un hospital.

Los medios de transporte público, cuya existencia está contemplada por la ley, muchas veces no pueden ser utilizados por las personas con movilidad reducida. Así ocurre con muchos trenes de cercanías y gran parte de los autocares que unen nuestras principales ciudades. Pero, ¿para qué quiere los transportes públicos alguien que está etiquetado socialmente para que viva encerrado en su casa, pidiendo por caridad que la saquen a pasear? ¿Nos hemos olvidado de recoger en nuestras leyes el derecho a una vida autónoma e independiente? ¿Nos hemos olvidado de reconocer que el individuo decide sobre su propia vida y que no deben ser los demás quienes deciden a dónde y cuándo tiene que ir? No olvidemos que el derecho a decidir se manifiesta, de una manera muy especial, a la hora de depositar nuestro voto libre y secreto en las urnas. Sin embargo, nunca he oído hablar de una localidad en la que todas las mesas y cabinas electorales sean accesibles

Podríamos seguir narrando, horas y horas, situaciones en las que las personas se ven marginadas por unas circunstancias que les vienen dadas, una marginación que sólo es una muestra de la discafobia y gerontofobia que hay a nuestro alrededor

Las aceras y las entradas a dependencias oficiales son, de por sí, el espacio público que más margina y que, posiblemente, pasa más desapercibido. Cuando una persona no puede pasar por una acera es posible que se le esté restringiendo su derecho a ir a trabajar, a un centro sanitario, a una asociación, a un lugar donde hay una participación activa en la política o a pasar por allí simplemente porque le da la gana. Es por ello que los ayuntamientos han de velar para que se cumplan los requisitos que garanticen la posibilidad de uso de todos los lugares públicos por todos los ciudadanos y se fomente la máxima autonomía personal.

¿Espacio público o privado?

Examinemos una situación que se repite, sobre todo en verano, cuando el espacio público se convierte en un espacio privado después de que los ayuntamientos lo cedan a negocios particulares.

Nuestras aceras están invadidas por pizarras publicitarias que limitan la anchura de la acera, dificultan o cierran el paso de usuarios de muletas, andadores, sillas de ruedas y coches de bebé, además de impedir a las personas con problemas de visión orientarse golpeando con el bastón en la pared. Y no hablemos de las mesas y sillas que ocupan calles y aceras como si de su propiedad se tratase y cortan el paso a los ciudadanos.

Abramos los ojos y cuando veamos a alguien que obliga a los demás a levantarse para mover la silla y la mesa, y así poder pasar, sepamos que esa persona está haciendo uso de su lícito derecho a utilizar la acera cuantas veces lo estime oportuno.

Esta situación se multiplica de una manera vergonzosa cuando llegan las fiestas. Una persona con movilidad reducida puede verse acorralada hasta el punto de no poder entrar en su propia casa porque ha cometido el error de ir a comprar pan mientras colocaban sillas para que el resto de los ciudadanos disfrute de una cabalgata, un desfile en primera fila o, simplemente, porque alguien ha instalado un puesto ambulante justo encima de la rampa y justifica la invasión con un permiso municipal.

En España tenemos grandes activistas en el tema de la supresión de todo tipo de barreras, como es el caso de Andoni Moreno, en el País Vasco, y de Juan Romero, en Andalucía. Personas que no permiten que se les tache de mendigos que imploran una rampa o un baño adaptado; personas que exigen a las administraciones públicas que se cumplan los derechos y que no piden más que un derecho, el de la igualdad de todos los seres humanos. Ya han comenzando a mantener un fuerte pulso con las administraciones públicas para hacer cumplir la legislación y conseguir que el 4 de diciembre de 2017 podamos hacer un gran funeral con las barreras arquitectónicas.

Recordad, cuando ponéis una mesa en la calle para favorecer vuestro negocio podéis estar cometiendo un acto de discafobia y/o gerontofobia.

Publicado originalmente en el diario Información y reproducido con permiso de su autora