Respuesta del Ayuntamiento de Salamanca sobre el estacionamiento para personas con discapacidad

A raíz de una entrada publicada en este blog en el mes de noviembre sobre el estacionamiento para personas con discapacidad en Salamanca, dirigí un escrito al concejal de tráfico del Ayuntamiento de Salamanca en el que planteaba las cuestiones de las que se hablaba en esa entrada.

Hoy he recibido la respuesta firmada por el Primer Teniente de Alcalde, D. Carlos Manuel García Carbayo en la que aclara algunos puntos que considero de interés.

  • El Ayuntamiento de Salamanca permite a las personas titulares de tarjetas de movilidad reducida aparcar gratuitamente en las zonas O.R.A.
  • El Ayuntamiento de Salamanca no considera pertinente permitir el aparcamiento a las personas titulares de tarjetas de movilidad reducida en las zonas de carga y descarga a pesar de que el Real Decreto 1056/2014 le otorga esa potestad.
  • El Ayuntamiento de Salamanca tiene establecido un protocolo para reservar plazas cercanas al domicilio o al centro de trabajo debiendo dirigir las peticiones a la Policía Local. En ningún caso hace referencia a que dichas plazas sean, en algunos casos, reservas personales
  • En cuanto a la persecución del fraude en las tarjetas o a su mala utilización no se hace más referencia que una generalización de que se denuncian las irregularidades que se detectan pero no se alude a campañas específicas para detectar usos fraudulentos o a la retirada de las tarjetas falsas.

escanear0001escanear00021

Advertisements

Un despropósito (en cuatro actos)

Ya hemos comentado algunas veces que la accesibilidad no consiste exclusivamente en construir sin barreras físicas o eliminar las existentes. Hay aspectos como la administración electrónica, la simplificación de trámites, la accesibilidad web, la utilización de las TIC, etc… que permiten un acceso y un manejo universal de la información capacitando a cualquier persona, independientemente de su situación, a comunicarse, en este caso con la administración, y resolver los asuntos públicos y privados a los que como ciudadanos, tenemos derecho.
Y si todo ésto falla, rezar para que no nos toque “un orco”.
César Brito nos “recrea” este despropósito en cuatro actos en su primera colaboración en este blog. Gracias.

Pasaporte Charro

Venga, que no se diga. Sin que sirva de precedente voy a hacerle caso a mi madre y voy a matricularme en clases de inglés, que esto de estar un año y medio en paro te puede poner la cabeza loca. Y así socializas un poco ¿no, Brito?

View original post 1,611 more words