Primeras impresiones sobre el Plan Estratégico de Accesibilidad de Salamanca

En el día de ayer, el Alcalde de Salamanca presentó las líneas maestras del Plan estratégico de accesibilidad de la ciudad de Salamanca casi dos años después de que el Pleno municipal aprobara por unanimidad su redacción y cerca de año y medio después de la adhesión, también por unanimidad del mismo pleno, a la iniciativa ciudadana Meta 2017. Y no olvidemos que estamos a pocos meses de que el 4 de diciembre de este año se cumpla el plazo que establece  el Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social.

Es cierto que a tenor de lo esbozado ayer y a falta de leer el documento completo, la prudencia aconseja esperar antes de realizar ninguna crítica. Pero también es verdad que en dicha presentación se obviaron algunos puntos que debieran ser ejes fundamentales en un plan que realmente sea efectivo para la ciudad.

Comenzaremos por los plazos. En ningún momento de hizo referencia a la fecha anteriormente citada y que obliga en primer lugar a las administraciones del estado. Un plan sin plazos ni fechas de ejecución de sus diferentes aspectos corre el peligro de quedar en papel mojado. Haremos un acto de fe en que su redacción definitiva sí contemple estos plazos aunque ya sea materialmente imposible cumplir con la fecha del 4 de diciembre.

En segundo lugar no se contempla la financiación del plan. Todos conocemos como muchas leyes fundamentales en este país han fracasado al no ir acompañadas de una memoria económica. Haremos otro acto de fe como en el caso anterior.

En tercer lugar un plan de accesibilidad no se debe nutrir de lo ya hecho sino de lo que falta por hacer. Para ello hubiera sido imprescindible un estudio de necesidades realizado por técnicos y colectivos sociales que parece ser no se ha realizado. Partir de un documento que no contempla este estudio previo no es un buen comienzo.

En cuarto lugar no se habla de la redacción de una nueva Ordenanza Municipal de accesibilidad que debe ser el instrumento que facilite, a nivel normativo y fijando una serie de criterios técnicos, la adecuación de los espacios públicos y privados nuevos y los ya existentes a cumplir con las especificaciones pertinentes de accesibilidad universal.

En quinto lugar tampoco se contempla la creación de un Observatorio o de una oficina municipal de accesibilidad que controle la aplicación de dicho plan y sirva de cauce para las aportaciones y sugerencias que los diferentes colectivos o personas individuales puedan hacer en el futuro. De este tema hablaremos ampliamente en una próxima entrada.

En sexto lugar me parece muy pobre la mención sobre la accesibilidad a la cultura y a los espacios culturales, en particular los gestionados por la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes. Hace mucho tiempo que el gerente de dicha Fundación tiene encima de su mesa propuestas concretas sobre, por ejemplo, el precio de las entradas. ¿Por qué nos obligan a pagar siempre la entrada más cara para acceder, por ejemplo, a los espectáculos del Teatro Liceo o del CAEM?

En séptimo lugar me parece inadmisible y un error gravísimo que no se contemple de ninguna manera la necesaria adecuación de los locales comerciales o de hostelería, tanto de los nuevos negocios como de los ya existentes. ¿De qué sirve una acera si no lleva a ninguna parte? Todas las personas tenemos las mismas necesidades y gustos.

Pero en favor del plan hay algunos aspectos que también se deben resaltar positivamente a falta de que el documento definitivo los concrete de manera definitiva..

Es muy positivo que se contemple y se hable de manera específica de la accesibilidad cognitiva y sensorial que muchas veces damos por supuestas pero que se diluyen siempre en favor de la accesibilidad física. .

Es muy positivo que se hable de la necesaria sensibilización en estos temas a nivel educativo y en campañas ciudadanas de concienciación.

Es muy positiva la referencia explícita que se hace del eurotaxi tanto en cuanto a su número como en la prestación durante 24 horas de dicho servicio.

Es muy positivo el contemplar una plan de rehabilitación de viviendas y la instalación de ascensores en los edificios que carecen del mismo mediante una ordenanza específica. Siempre mejor rehabilitar que construir

Es muy positiva la profundización de la labor que se lleva realizando para favorecer el turismo accesible en nuestra ciudad. Recordemos que turismo accesible es un concepto muy relacionado con turismo de calidad. En este caso, el camino marcado merece la pena seguirse recorriendo.

Y por ir terminando, hablaremos de las plazas de aparcamiento. Muy positiva la actitud en cuanto a la creación y localización de las mismas y curiosa la mención a su tamaño. Las plazas para personas con movilidad reducida están reguladas de manera muy clara y explícita. Todas deberían permitir su uso de manera cómoda tanto de forma lateral como por la parte trasera así como la incorporación cómoda y segura de los usuarios a la acera. Y por cierto: se echan a faltar en este tema actuaciones que regulen la tenencia y obtención de las tarjetas de aparcamiento así como el uso correcto de ellas y de las plazas para que no se conviertan “posesiones particulares”.

En definitiva. Mi deseo de que este plan se convierta en un instrumento que nos permita avanzar en esa carrera de fondo que es la accesibilidad universal y no nos deje en una simple vuelta a la manzana.

Anuncios