Recuperar la calle (I). Los peligros de una ciudad vacía

La reivindicación de una “sociedad para todos”, principio que hoy, al menos teóricamente, cuenta con un amplio consenso, pasa por exigir un “espacio para todos“. Recuperar un espacio público donde desarrollarnos como personas, más allá del género o la edad, habría de ser, a nuestro juicio, el punto de mira del nuevo urbanismo del siglo XXI.

La “ciudad para todos” ha de observar ese aspecto más profundo e integral de la vida humana. Dice Manuel Delgado que “el espacio urbano real – no el concebido – conoce la heterogeneidad innumerable de las acciones y los actores”. La ciudad concebida (planeada de cero o diseñada para la rehabilitación de áreas existentes) previamente habrá de basarse en esos mismos principios de la ciudad practicada: necesitamos diversidad de gente que habite nuestras calles. En fin, no hablamos solo de seguridad, ni de accesibilidad física. Y por supesto no hablamos sólo de personas mayores.

Jubilares

Peligrosa para mayores, mujeres y niños

NYC-antes-y-despues-de-Gehl Nueva York antes y despúes de una intervención del urbanista Jan Gehl. “Ciudades para la Gente”

Nos dicen que la calle es extraordinariamente peligrosa, y más aún para las personas mayores: podríamos sufrir tropiezos o resbalones, atropellos o empujones, insolaciones o pulmonías, timos o atracos, mareos y crisis de ansiedad… Todo un sinfín de desgracias relacionadas con ese hostil espacio exterior a nuestros tranquilos, confortables y, sobre todo, seguros, hogares.

Curiosamente, la mayoría de las caídas de personas mayores se producen en el interior del hogar, y si es fuera de él, caminando de forma apacible sobre una superficie lisa y en ambiente soleado. Por supuesto las estadísticas reflejan situaciones habituales (estamos más tiempo en casa, y si salimos lo hacemos más veces cuando no llueve). No obstante, sí encontramos un dato relevante acerca de la prevalencia de caídas: casi todas las personas se…

View original post 1,052 more words

Advertisements

Sillas de ruedas y código de la circulación

Hace unas semanas, un seguidor del blog, José Antonio Delgado, nos hacía llegar unas fotografías de un a persona circulando en silla de ruedas por la calzada de una avenida de la capital debido a la imposibilidad de hacerlo por la acera. Aparte del peligro que para él y para otros vehículos supone esta maniobra, vamos a intentar dejar claros algunos conceptos sobre la circulación en silla de ruedas y scooters. No voy a dar el nombre de la calle porque esta situación se repite a menudo, desgraciadamente, en muchas calles y avenidas de nuestra ciudad.

circulacionsillaruedas circulacionsillaruedas2

Partimos de la base que los usuarios que transitan con sillas impulsadas a motor eléctrico o con scooters eléctricos, disponen de la consideración, a efectos reglamentarios, de “peatón”, por lo que se les aplica la normativa de tráfico vigente para los peatones, contenida y regulada en el Reglamento General de Circulación

CAPITULO IV

Peatones
Articulo 121. Circulación por zonas peatonales. Excepciones.

Los peatones están obligados a transitar por la zona peatonal, salvo cuando ésta no exista o no sea practicable, en cuyo caso podrán hacerlo por el arcén o, en su defecto, por la calzada, de acuerdo con las normas que se determinan en el presente Capítulo.

· 61. Sin embargo, aun cuando haya zona peatonal, siempre que adopte las debidas precauciones, podrá circular por el arcén o, si éste no existe o no es transitable, por la calzada:
· a) El que lleve algún objeto voluminoso o empuje o arrastre un vehículo de reducidas dimensiones que no sea de motor, si su circulación por la zona peatonal o por el arcén pudiera constituir un estorbo considerable para los demás peatones.
· b) Todo grupo de peatones dirigido por una persona o que forme cortejo.
· c) El impedido que transite en silla de ruedas con o sin motor, a velocidad del paso humano.
· 62. Todo peatón debe circular por la acera de la derecha con relación al sentido de su marcha y cuando circule por la acera o paseo izquierdo debe ceder siempre el paso a los que lleven su mano y no debe detenerse de forma que impida el paso por la acera a los demás, a no ser que resulte inevitable para cruzar por un paso de peatones o subir a un vehículo.
· 63. Los que utilicen monopatines, patines o aparatos similares no podrán circular por la calzada, salvo que se trate de zonas, vías o partes de las mismas que les estén especialmente destinadas y sólo podrán circular a paso de persona por las aceras o por las calles residenciales debidamente señalizadas con la señal regulada en el artículo 159 de este Reglamento, sin que en ningún caso se permita que sean arrastrados por otros vehículos.
· 64. La circulación de toda clase de vehículos en ningún caso deberá efectuarse por las aceras y demás zonas peatonales.

Articulo 122. Circulación por la calzada o arcén.

· 46. Fuera de poblado en todas las vías objeto de la Ley, y en tramos de poblado incluidos en el desarrollo de una carretera que no disponga de espacio especialmente reservado para peatones, como norma general, la circulación de los mismos se hará por la izquierda (artículo 49, nº 2 del texto articulado).
· 47. No obstante lo dispuesto en el apartado anterior, la circulación de peatones se hará por la derecha cuando concurran circunstancias que así lo justifiquen por razones de mayor seguridad.
· 48. En poblado, la circulación de peatones podrá hacerse por la derecha o por la izquierda, según las circunstancias concretas del tráfico, de la vía o de la visibilidad.
· 49. No obstante lo dispuesto en los números 1 y 3, deberán circular siempre por su derecha los que empujen o arrastren un ciclo o ciclomotor de dos ruedas, carros de mano o aparatos similares, todo grupo de peatones dirigido por una persona o que forme cortejo y los impedidos que se desplacen en silla de ruedas, todos los cuales habrán de obedecer las señales dirigidas a los conductores de vehículos: las de los agentes y semáforos, siempre; las demás, en cuanto les sean aplicables.
· 50. La circulación por el arcén o por la calzada se hará con prudencia, sin entorpecer innecesariamente la circulación, y aproximándose cuanto sea posible al borde exterior de aquéllos. Salvo en el caso de que formen un cortejo, deberán marchar unos tras otros si la seguridad de la circulación así lo requiere, especialmente en casos de poca visibilidad o gran densidad de circulación de vehículos.
· 51. Cuando exista refugio, zona peatonal u otro espacio adecuado, ningún peatón debe permanecer detenido en la calzada ni en el arcén, aunque sea en espera de un vehículo, y para subir a éste sólo podrá invadir aquélla cuando ya esté a su altura.
· 52. Al apercibirse de las señales ópticas y acústicas de los vehículos prioritarios despejarán la calzada y permanecerán en los refugios o zonas peatonales.
· 53. La circulación en las calles residenciales debidamente señalizadas con la señal regulada en el artículo 159 de este Reglamento se ajustará a lo dispuesto en dicha señal.

Articulo 123. Circulación nocturna.
Fuera de poblado, entre la puesta y la salida del sol o en condiciones meteorológicas o ambientales que disminuyan sensiblemente la visibilidad, todo peatón, cuando circule por la calzada o el arcén, deberá ir provisto de un elemento luminoso o retro-reflectante homologado que sea visible a una distancia mínima de 150 metros para los conductores que se le aproximen, y los grupos de peatones dirigidos por una persona o que formen cortejo llevarán, además, en el lado más próximo al centro de la calzada, las luces necesarias para precisar su situación y dimensiones, las cuales serán de color blanco o amarillo hacia adelante y rojo hacia atrás y, en su caso, podrán constituir un solo conjunto.

Articulo 124. Pasos para peatones y cruce de calzadas.
· 42. En zonas donde existen pasos para peatones, los que se dispongan a atravesar la calzada deberán hacerlo precisamente por ellos, sin que puedan efectuarlo por las proximidades y, cuando tales pasos sean a nivel, se observarán, además, las reglas siguientes:
· a) Si el paso dispone de semáforos para peatones, obedecerán sus indicaciones.
· b) Si no existiera semáforo para peatones pero la circulación de vehículos estuviera regulada por Agente o semáforo, no penetrarán en la calzada mientras la señal del Agente o del semáforo permita la circulación de vehículos por ella.
· c) En los restantes pasos para peatones señalizados mediante la correspondiente marca vial, aunque tienen preferencia, sólo deben penetrar en la calzada cuando la distancia y la velocidad de los vehículos que se aproximen permitan hacerlo con seguridad.
· 43. Para atravesar la calzada fuera de un paso para peatones, deberán cerciorarse de que pueden hacerlo sin riesgo ni entorpecimiento indebido.
· 44. Al atravesar la calzada, deben caminar perpendicularmente al eje de ésta, no demorarse ni detenerse en ella sin necesidad y no entorpecer el paso a los demás.
· 45. Los peatones no podrán atravesar las plazas y glorietas por su calzada, debiendo rodearlas.

Articulo 125. Normas relativas a autopistas y autovías.
· 31. Queda prohibida la circulación de peatones por autopistas, salvo en los casos y condiciones que se determinan en los apartados siguientes. Los conductores de vehículos que circulen por autopistas deberán hacer caso omiso a las peticiones de pasaje que reciban en cualquier tramo de las autopistas, incluidas las explanadas de las estaciones de peaje.
· 32. Si por accidente, avería, malestar físico de sus ocupantes u otra emergencia tuviera que inmovilizarse un vehículo en una autopista o autovía y fuere necesario solicitar auxilio, se utilizará el poste de socorro más próximo y si la vía no estuviere dotada de este servicio, podrá requerirse el auxilio de los usuarios, sin que ninguno de los ocupantes del vehículo pueda transitar por la calzada.
· 33. Los ocupantes o servidores de los vehículos de los servicios de urgencia o especiales podrán circular por las autopistas y autovías siempre que sea estrictamente indispensable para la prestación del correspondiente servicio y adopten las medidas oportunas para no comprometer la seguridad de ningún usuario.

Fuente:

La cabalgata de Salamanca y el “populismo de Carmena”.

Pues qué quieren que les diga. Que me quedo con el “populismo de Carmena”. Intentar hoy ver la cabalgata de Salamanca en silla de ruedas se ha tornado misión imposible por muchos factores.

Algunos debido a esos impresentables que siempre hay y que consideran que, situarse en primera fila para evitar ver únicamente los culos de la gente sin quitarles a ellos la visión de la cabalgata, es un “privilegio al que no tienes derecho” y “que vaya un morro que le echas”.

Otros debido al propio éxito de la cabalgata que hace que el gentío impida acceder hasta un policía que pueda echarte una mano y ayudarte a localizar un lugar desde el que poder disfrutarla en igualdad de condiciones con el resto de la población.

Y por último, y para mí el máximo responsable, el desprecio del Ayuntamiento de Salamanca ante el colectivo de personas con discapacidad al no haber sido capaz de incluirlas en la cabalgata como participantes y espectadores. ¿Tanto hubiera costado, por ejemplo, reservar un espacio accesible para que este colectivo hubiera podido disfrutar de este espectáculo como un derecho que nos asiste?

Entre el “populismo de Carmena” que es capaz de suprimir 1.500 plazas VIP para destinar ese espacio a que personas con discapacidad puedan disfrutar de la cabalgata en Madrid y el “populismo de Mañueco” haciéndose la foto de rigor cuando toca, repito: ¿qué quieren que les diga?

dsc03031_1200x900

Fotografía tomada del diario salamanca24horas.com

Salamanca, ¿ciudad inteligente? II y SIMON Mobile

Hace unas semanas concurrieron en el tiempo dos noticias que, situándose dentro del término de ciudad inteligente, se alejaban en cuanto al concepto de la misma.

La primera, anunciada con el titular El Ayuntamiento proyecta convertir a Salamanca en ‘Ciudad Inteligente’, hacía hincapié en el concepto de ciudad inteligente como concepto en el que la tecnología juega un papel importante en la gestión “optimizando el funcionamiento de la ciudad a través de la tecnología para interconectar, monitorizar y telecontrolar servicios”. “Salamanca, ciudad inteligente, se desarrolla en dos servicios inteligentes verticales: eficiencia energética y smart water, que permitirán, por un lado, mejorar la gestión del gasto energético en las sedes municipales y, por otro, el del servicio de abastecimiento de agua. El desarrollo de los citados servicios se basa en los estudios que anteriormente ha realizado el Ayuntamiento de telegestión en salas de calderas, contadores inteligentes y telegestión de riego en parques y jardines”.

Sin desmerecer la importancia de los objetivos de eficiencia energética y ahorro del agua, es discutible que los mismo incidan directamente en la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos de esta ciudad. Se alejan totalmente del concepto de ciudad inteligente que planteábamos en esta antigua entrada de este blog en la que se decía que, “para que las ciudades sean inteligentes, es imprescindible que sean amigables con la edad y accesibles para cualquier persona. Su objetivo en esta materia, por tanto, se dirige a garantizar que las necesidades de las personas mayores y las personas con diversidad funcional estén contempladas en los servicios que se vayan creando. Para ello, deben crearse canales de participación desde el inicio de cada proyecto para que las organizaciones que representan a estos colectivos puedan contribuir con su punto de vista”.

En cambio la segunda noticia, bajo el titular  “Una nueva aplicación facilita la movilidad y el aparcamiento a las personas con movilidad reducida“, se habla de las prueba piloto que en distintas ciudades se van a hacer de la aplicación SIMON Mobile. Esta aplicación “ofrece acceso a importantes funciones de accesibilidad como localización de plazas de aparcamiento para personas con discapacidad o ubicación de los ascensores y rampas para acceder a las estaciones de metro. Además, pueden calcularse rutas a pie o en silla de ruedas, en coche o en transporte público y usar la navegación paso-a-paso durante el viaje”.

Otro de sus objetivos es “es reducir el fraude en el uso de las plazas reservadas, de modo que puedan aprovecharlas quienes realmente las necesitan. Los usuarios que dispongan de una de estas nuevas tarjetas pueden usarlas para validarse en las plazas de aparcamiento, acceder a zonas restringidas de la ciudad y consultar el historial de sus acciones con la tarjeta PMR”.

Y en cuanto a la participación en la misma de organizaciones que representan a estos colectivos, “se ha definido un importante grupo de usuarios que ha participado activamente en la definición de los requisitos del sistema, involucrando a asociaciones como CERMI Comunidad de Madrid, La Unión Democrática de Pensionistas (UDP) y la Fundación ONCE”.

Los ciudadanos y ciudadanas de Madrid que quieran participar en esta prueba piloto pueden encontrar más información en este enlace.

La aplicación puede descargarse en este enlace

GooglePlayBadge-300x100

Simon Mobile on GooglePlay

Las siguientes imágenes, correspondientes a un folleto del propio proyecto, proporcionan una información más amplia del mismo.

Brochure_070514-Spanish.pdf1540434628_Página_1 Brochure_070514-Spanish.pdf1540434628_Página_2

Fuentes: