Salamanca en Google Street View. Calles del Barrio Garrido.

Año de elecciones, año de obras. Esta máxima se está cumpliendo a rajatabla en nuestra ciudad. Y entre muchas de estas obras destacan la renovación de aceras y bordillos que ha emprendido el Ayuntamiento.

Sobre las primeras, las actuaciones se han centrado en grandes avenidas de nuestra ciudad, muchas de ellas importantes vías del centro de la ciudad. Avda. de Portugal, María Auxiliadora, Torres Villarroel, Fliberto Villalobos, etc… se han sometido a un lavado de cara muchas veces más estético que eficaz a la hora de eliminar barreras arquitectónicas.

No hay más que ver las excesivas pendientes de algunos rebajes en la Avenida de Filiberto Villalobos que no han desaparecido con el arreglo o la chapuza que se ha realizado en la Avenida de Villamayor donde se han arreglado algunos tramos dejando otros en el mismo estado en que se encontraban de manera que ahora conviven en la misma, creo recordar, cinco tipos diferentes de pavimento. Recuerdo que cuando se anunció la obra se dijo por parte del Ayuntamiento que se revisarían las zonas que ellos consideraban no era necesario remodelar para dejar las losas de granito al mismo nivel (Ver noticia). Nada de esto se ha hecho ni se han eliminado rebajes incómodos como los que cruzan la salida del parking.

La crítica que se me viene a la cabeza es más profunda. Se sigue dando más importancia al coche que al peatón. Las aceras no ganan espacio frente a la calzada y si se da el caso, este espacio es ocupado por terrazas u otros elementos como contenedores que hacen que el espacio peatonal sea más pequeño que el que había antes del arreglo. Falta de zonas verdes, de espacios para “estar”, convierten las aceras en meros espacios para desplazarse.

También recordé algo que se dijo en la jornada de accesibilidad universal en municipios a finales del año 2014 por parte de un técnico de nuestro Ayuntamiento: ”No todos los itinerarios deben ser accesibles pero sí debe haber uno accesible”. Estas obras parecen ir en esa dirección. Por ejemplo: Avda. de Villamayor, Paseo de Torres Villarroel y Avda. de Portugal marcan más o menos los límites del Barrio del Oeste. El exterior se arregla. El interior se olvida.

Hace unos días me hacía eco de Tohme, un sistema inteligente para detectar los rebajes de las aceras que combina datos de Google Street View, técnicas de inteligencia artificial y trabajo manual. Pues utilizando Google Street View se me ocurrió dar una paseo por el interior del Barrio Garrido. Algunas de estas imágenes corresponden a lugares que conozco. Otras prometo que han sido localizadas al azar. Probad a colocar el muñeco en alguna calle del interior del barrio y explorar. ¡Ah! Y doy por descontado que alguna de estas barreras pueden haber desaparecido a día de hoy. De otras doy fe que no ha sido así.

Y aunque siempre digo que hacer una ciudad accesible no es simplemente rebajar bordillos, nuestro alcalde se empeña en que con ésto basta para hacerlo.

 

Paseo de los Olivos

Paseo de los Olivos

Paseo Nogales

Paseo Nogales

Paseo Nogales

Paseo Nogales

Calle Cerezo

Calle Cerezo

Calle Río Frío

Calle Río Frío

Calle Pinos

Calle Pinos

Calle Chinchibarra

Calle Chinchibarra

Calle Crisantemos

Calle Crisantemos

Calle Monleón

Calle Monleón

Calle de Gargabete

Calle de Gargabete

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s