Proyectos participativos de Accesibilidad Cognitiva y calidad de vida

A raíz de la carta abierta enviada al candidato del PP por Salamanca, Sr. Fernández Mañueco, recibí algunos comentarios a la misma por parte de Berta Liliana Brusilovsky Filer, una de las impulsoras del proyecto Meta: 2017, Año de la Accesibilidad Universal (Os invito a dar me gusta. Todos los apoyos son necesarios)  y un ofrecimiento de colaboración en este blog que hoy cristaliza en esta publicación. He de confesar mi emoción por ello. Para una persona como yo que empezó este proyecto desde la nada y la ignorancia, este ofrecimiento supone un empujón anímico importante. Las distintas colaboraciones externas que se incluyen en el blog suponen un plus de calidad. Ésta es especial puesto que está escrita a propósito para él.

Arquitecta y Técnica Urbanista, es Máster en Accesibilidad y Diseño para Todos. Docente universitaria en temas de urbanismo, centros históricos y accesibilidad cognitiva, tiene diversas publicaciones sobre planeamiento urbano, centros históricos y accesibilidad. Interviene en congresos nacionales e internacionales. Investiga, crea y difunde en los últimos años el modelo para diseñar espacios accesibles (espectro cognitivo) con el que trabaja incorporando a personas con discapacidad intelectual en el diagnóstico y la evaluación de entornos y edificios.

Es autora de varios libros entre los que citaremos Crónica de viajes en clave de solidaridad y Modelo para diseñar espacios accesibles. Espectro cognitivo.

En primer lugar agradezco a Miguel Ángel Cuesta que me haya abierto el espacio de su blog para hablar de accesibilidad cognitiva, un tema que desde hace años es recurrente dentro de mi trabajo profesional. Comienzo por el final de su escrito dirigido al Señor Alcalde de Salamanca, que yo continúo (sugiero que lo lean antes de éste):

“Constátelo usted mismo. Dé un paseo con mirada objetiva para constatar estas cosas que estoy apuntando. Y si no es capaz de verlas haga como otros candidatos: saboreé un agradable paseo en silla de ruedas por el centro de la ciudad. Ya no digo por los barrios más alejados. Me ofrezco desde aquí como guía”.

Desde el ofrecimiento de Miguel Ángel hago llegar esta propuesta para que el Señor Alcalde comparta con nosotros y con personas de alguno de los Centros Ocupacionales de su ciudad una experiencia diferente para demostrarle cuantas dificultades tienen entornos, edificios y servicios desde el punto de vista no solo físico y sensorial. Lo que le planteo es que los vea desde de la comprensión de los espacios de la ciudad histórica.

Se trata de que la accesibilidad, que es un factor de calidad de vida, sea una devolución integral (cognitiva, sensorial y física) que hace el diseño de la ciudad, de sus edificios y de sus servicio para todas las personas.

Porque para la extensa gama de la diversidades funcionales: cualidades, habilidades, comportamientos, personalidades, caracteres, edades, orígenes, la ciudad resulta incomprensible. Y no solo la ciudad como el gran espacio exterior compartido: también edificios y servicios. Por eso -y ya sin pausa- se pone a disposición de la ciudad y de sus entornos, inteligencias artificiales -como sistema de apoyos-: y se llama a la ciudad “inteligente”: AAPP, aparatos digitales, realidad aumentada, QS, balizamientos, etc. Estas inteligencias, que no son tales, sino las de sus creadores, son realmente importantes por muchas razones, entre ellas porque I+D+I no se puede detener a partir del momento en que se ha puesto en marcha: el conocimiento y la tecnología son necesarios para el desarrollo humano, que es sobre todo, educación, empleo, recreación y vida independiente.

Sentadas las bases de este comentario y asumida la tecnología como apoyo, mi enunciado es que hay suficientes sistemas de apoyo que el diseño de entornos y de la arquitectura (como el conjunto de elementos que la constituyen) pueden aportar para que los espacios sean comprensibles y que la inteligencia sea humana no artificial. Inteligencias que ya conocemos ampliamente y que no son solo “una” sino tan variadas como lo son las personas. A alguna de ellas se recurre cuando nos relacionamos con nosotros mismos y con el medio y sobre todo, deseamos gozar de autonomía (gráfico de las inteligencias múltiples de Howard Gardner).

Estas inteligencias son formas de conocimiento, de recuerdo, de interacción, de relación, de movilidad y de orientación a las que cada una de las personas, en su diversidad, recurre para ser autónoma. Por eso no hay que excluir ninguna posibilidad dentro del diseño: diseñar un entorno, un edificio o un servicio sin recurrir a algún elemento que remita a cada una de esas inteligencias es el mayor error, porque limita la autonomía de muchas personas.

La orientación y la movilidad urbana como factor de autonomía personal, se basan en unos diseños aleatorios que se colocan además, de manera indiscriminada confundiendo y causando efectos contrarios a los deseados. Para solucionar estas contradicciones hay que diseñar desde que se inicia un proyecto con criterios integrales y comprensibles. Otorgando al diseño la capacidad de interactuar con las inteligencias múltiples de todas las personas. Los criterios mínimos son:

  • El método de diseño es muy importante; que lo que se está proponiendo, en especial si se trata de un uso y disfrute público, debe ser para todas las personas.
  • El diseño de las formas es tan importante como sus relaciones de continuidad, contigüidad y separación y sus atributos (tamaño, dimensión, proporción, color).
  • Las inteligencias múltiples usan de manera frecuente fenómenos múltiples de la percepción -paradigmas comprobados- que mejoran o empeoran los comportamientos y reacciones en el espacio (como los obstáculos a la percepción que confunden por exceso- O lo contrario, la igualdad de formas y de color que impiden el reconocimiento de las diferencias)

Cuando no se ha diseñado de manera comprensible es cuando hay que recurrir a “aclaraciones” que en las que habrá que tener en cuenta:

  • El lugar donde se colocan esas aclaraciones (en materia de señales), instrumentos de orientación tan importante como aquellas.
  • Las relaciones entre estas señales, un aspecto que pocas veces se tiene en cuenta.
  • Que sean integrales: de texto, gráfico, hápticas y de semántica comprensible para que todas las personas puedan reconocerlas.

Con estos comentarios solo pretendo incorporar un factor más para incluir a los que Miguel Ángel señala como muy necesarios para que los candidatos a las alcaldías, en este caso Salamanca, tengan en cuenta para la participación de todas las ciudadanas y todos los ciudadanos en el sistema de espacios y actividades de la ciudad y sus entornos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s