4 de diciembre de 2017. Desahogo

Comencemos esta entrada con una imagen de las rampas construidas en la Plaza de Anaya y aledaños y que permiten desde hace unos meses circunvalar la Catedral. Al hilo de esta obra presentada como uno de los hitos de esta legislatura en el ayuntamiento en lo relativo a la accesibilidad, repasemos un poco y por encima como nuestra ciudad se está preparando para la llegada de esa fecha clave del 4 de diciembre de 2017.

  • A nivel legislativo la ordenanza municipal de accesibilidad de 1995 se encuentra totalmente obsoleta y superada ampliamente por la legislación nacional promulgada posteriormente. Dicha ordenanza debe ser rehecha y a día de hoy no creo ni que exista el proyecto de hacerlo. Lo mismo se podría decir de la ordenanza del taxi que ni siquiera contempla la figura de los eurotaxis.
  • Y a nivel autonómico nos encontramos en la misma situación
  • A día de hoy nuestra ciudad se encuentra plena de obras. Rotondas, parkings, remodelación de parques, urbanización de calles,… Se me dirá desde el ayuntamiento que estas obras mejorarán la accesibilidad. Faltaría más. Es verdad que las aceras se arreglan y se ensanchan , los bordillos se rebajan,… Pero ninguna de estas obras se hizo pensando en las personas sino en otros intereses.
  • Otro ejemplo más de que ésta no es una ciudad para las personas. Se eliminan pasos de peatones con la excusa de mejorar la seguridad de los mismos a la par que lo que se consigue es perjudicar su movilidad y aumentar la velocidad del tráfico. ¿No se debería tender justamente a lo contrario cuando la tendencia es a disminuir la velocidad máxima en ciudad a 30 Km/h? Más pasos de peatones, bien señalizados, favorecen esto.
  • Siguiendo con las obras. La normativa dice bien claro que mientras duren las mismas en las vías públicas, se debe garantizar una zona de paso para los peatones segura y accesible. Bueno. Pues si circular a diario como peatón ya es difícil, no os cuento en qué se ha convertido nuestra ciudad en los últimos meses. Tarea imposible que obliga a retroceder continuamente sobre nuestros pasos, a circular por la calzada en numerosas ocasiones o, directamente, a no poder ejercer ese derecho de paso como ciudadanos. Y aquí la culpa es tanto de las empresas que las llevan a cabo y sus responsables como de las autoridades que deben velar por el cumplimiento de estas normas.
  • Seguimos con las aceras. ¿De qué nos sirve ensancharlas si luego las llenamos de obstáculos que parecen colocados a propósito? Jardineras y bancos sin sentido, farolas, contenedores,… Y no hablemos de las consabidas terrazas que se acaban comiendo ese ensanche que se hizo en beneficio de los ciudadanos. O que directamente taponan la zona de paso. Otra vez llenar las arcas prima sobre el bien común.
  • ¿Y el mantenimiento? ¿Habéis tropezado alguna vez por el mal estado del pavimento? Yo veo tropezones a diario. Y caídas, por supuesto. Lamentable el estado general de nuestras aceras. Y si hablamos de desplazamientos en silla de ruedas vuelvo a reiterar mi ofrecimiento a un paseo por la ciudad en una de ellas para comprobar esa supuesta comodidad que nos quieren vender. ¡Ah! Y por favor. Dejen de utilizar el adoquinado como forma de pavimentación. Me hace gracias como lo eliminan para los coches pero lo mantienen en zonas peatonales
  • Y si hablamos de los eurotaxis da gusto llamar por teléfono y ver que hay cinco disputándose el servicio. En serio. Qué a estas alturas sólo haya uno disponible cada vez que se solicita el servicio y rezar para que esté libre no es muestra de que estemos progresando en la accesibilidad de los transportes. El transporte público es básico para favorecer la movilidad sostenible de la población pero básico para las personas con movilidad reducida. Y no hablo del transporte en autobús porque reconozco que mis miedos personales hacen que todavía no lo haya utilizado.
  • Ese plazo del que hablamos se dirige también a los locales en los que comercios, cafeterías, restaurantes, bares, locales de ocio,… prestan sus servicios. El panorama actual es desolador. Pero lo que me produce más tristeza es que los negocios nuevos que se están abriendo en esos locales son, mayoritariamente, inaccesibles. Y eso después de una reforma. No sé si la culpa es de los propietarios, arquitectos, técnicos del ayuntamiento o responsables políticos. O quizás de todos juntos. Pero se está perdiendo una oportunidad preciosa de favorecer la aplicación de la normativa. Pero eso sí. A mí no me hablen de crisis de ventas. Por mi parte no ayudaré a solventarla. No consumo en la calle. Y si las grandes superficies o internet me facilitan un servicio digno, ya sabéis donde compro.
  • Meses después de la reunión informativa en el ayuntamiento sobre turismo accesible seguimos sin ver un programa claro de propuestas que lo favorezcan más allá de iniciativa puntuales como las que se anuncian en estos días de elaborar apps y páginas webs con recursos accesibles. Quiero ver sus contenidos. Queda pendiente para dentro de poco un análisis real de la ruta accesible que publicita el ayuntamiento. Por cierto: ¿por qué será que hay personas que me escriben a mí para solicitar información sobre recursos accesibles en la ciudad y poder preparar sus visitas? Lo hago gustoso pero me planteo si no será porque en la web municipal de turismo no hay un apartado dedicado a este tema que ni yo ni estas personas hayamos sido capaces de encontrar.
  • Produce tristeza ver la falta absoluta de empatía y receptividad del ayuntamiento y del partido que lo gobierna en estos temas. Meses de enviar propuestas, denuncias, enlaces a modelos que se podrían implementar en nuestra ciudad, imágenes,experiencias, llamadas de atención,… no han merecido por su parte ni un simple “tomamos nota”. Nada. El silencio y la ignorancia más absoluta. Aquí seguiremos.
  • Tiempo de elecciones. El resto de partidos sé que reciben estas propuestas. Espero que las lean y sean tenidas en cuenta de manera que la accesibilidad se convierta en centro de la política municipal con todo lo que ello conlleva para toda la ciudadanía y fuera de la confrontación partidista. Accesibilidad, movilidad, sostenibilidad son conceptos interrelacionados que convergen en lo que llamamos una ciudad para las persona. Este tema lo hablaremos más adelante según se acerque la cita electoral.
  • Y si hablamos de la falta de empatía del ayuntamiento no dejemos de lado a la Cámara de Comercio y la Asociación de Empresarios de Hostelería. Aplico lo mismo que dije con respecto al ayuntamiento. En estos tiempos de crisis, no apostar por integrar en la cadena de consumo a un importante segmento de población es desechar una bolsa de negocio nada desdeñable. Y ya se sabe que el que da primero y fideliza da dos veces.

Podría seguir pero llevo dos folios y esto no termina. De todas formas, con estos deberes que he esbozado, la tarea de llegar al 4 de diciembre de 2017 cumpliendo la normativa, se me antoja harto difícil. Pero seguiremos luchando por conseguirlo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s